• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Iglesias, habitante en chalet de ricos cuestiona la humanidad de Amancio Ortega
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Alguna traba mental o psíquica tienen quienes proclaman la pobreza para los demás y la riqueza para ellos. Vive como...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La XIII legislatura está resultando una charlotada
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Llevo un par de días que no me encuentro bien, y no es por problemas personales, que también, sino básicamente...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Vie05242019

Última actualizaciónVie, 24 May 2019 10pm

Opinión / Enrique Area Sacristán

La ética y la nacionalidad

autonomias

¿Tiene sentido considerar a las naciones como comunidades que generan derechos y obligaciones de la misma manera que lo hacen las comunidades de forma más inmediata?. ¿Pueden servir los argumentos particularistas para defender las obligaciones hacia los compatriotas?.

La nacionalidad, como he afirmado en otros artículos, es una fuente de identidad personal aunque no la única, ni mucho menos, pero paradójicamente es extremadamente amorfa cuando la interpelamos acerca de los derechos y obligaciones que emanan de ella. Es capaz de suscitar los enconamientos más inmorales como en el caso de la Alemania nazi y al mismo tiempo, la lealtad suprema, manifestada en la disposición del pueblo de dar la vida por la Patria; pero si se pregunta a los que comparten esa lealtad, recibiremos vagas respuestas. La gente dirá, sin duda y en primer lugar, que tienen la obligación de defender su Nación y su territorio ancestral, en otras palabras, de preservar la cultura de la comunidad y su integridad física. Dirían, también, que tienen una responsabilidad especial hacia sus compatriotas, que están justificados en otorgarles prioridad tanto cuando actúan como individuos como cuándo deciden sobre políticas públicas. Estas lealtades a la nación, al territorio ancestral y a la cultura propia de las Comunidades o nacionalidades se ha defendido y sistematizado en una educación sistemáticamente enfrentada a un enemigo, ya sea ficticio o real que se llama España-Castilla en los territorios mal llamados históricos.

Esto sirve para recordarnos el carácter abstracto de la nacionalidad, su cualidad de "comunidad imaginada". Mientras que en las comunidades cara a cara hay una clara comprensión de lo que se espera que uno contribuya respecto al bienestar de otros miembros, en el caso de la nacionalidad no estamos en disposición de aprehender directamente las demandas y las expectativas de los otros miembros, ni ellos las nuestras. En este vacío es en el que surge la cultura pública, un conjunto de ideas acerca del carácter de la comunidad que sirve también para fijar responsabilidades. Estas responsabilidades son , en cierta medida, producto de un debate político, y depende para su diseminación de los medios de comunicación. Esto debe ser especialmente cierto cuando la nación en cuestión tenga su propio estado, o sistema equivalente de autoridad política como tienen y ejercen las nacionalidades contempladas en nuestra Constitución que no deberían ser contrapuestas al bien general de esa Nación llamada España.

El hecho de que la cultura política, y las obligaciones de la nacionalidad que se derivan de ella, pueda ser remodelada a lo largo del tiempo ha tenido unas consecuencias catastróficas para mantener la unidad de España debido a la deslealtad de los responsables de orientar, dirigir y fomentar políticas propias en los territorios históricos, es decir, de hacer política.

La potencia de estas nacionalidades en tanto fuentes de identidad personal son fuertemente sentidas por una gran parte de la población de estas Comunidades y pueden llegar muy lejos- la gente está dispuesta a sacrificarse por su territorio "histórico" por su "País" de una forma que no lo haría por España.

Ha sido un gran error por parte de los Gobiernos de Madrid suponer que una vez establecida la práctica desleal de una cooperación política con estas nacionalidades, desaparece por irrelevante la nacionalidad.

Tal estado de cosas puede ser tolerado, particularmente si el número de los nacionalistas es relativamente pequeño, pero, aún así, es potencialmente peligroso e inestable. La inestabilidad puede resolverse tanto adelgazando las obligaciones de la ciudadanía- convirtiendo al Estado en algo más próximo a un Estado mínimo, como ha sucedido en España- como haciendo que el Estado y la Nación coincidan en mayor medida. Si se toma la última vía, o se asimilan a los separatistas de forma que lleguen a compartir una misma identidad, que solo se puede conseguir apoyando una educación desde la más tierna infancia, o se fragmenta el Estado de forma que la nuevas unidades políticas sean más isomorfas respecto a las divisiones nacionales.

La idea que defiendo aquí es que hay fuertes razones éticas para hacer que coincidan los límites de la nacionalidad y los límites del Estado. Cuando esto se da, las obligaciones de la nacionalidad se fortalecen al recibir expresión en una estructura formal de cooperación política. ( Fortalecidas en el sentido de que, al margen de las obligaciones que surgen directamente de una identidad nacional compartida, tengo obligaciones de ciudadanía que en el caso Español se ponen en entredicho por los nacionalistas). Si me pregunto "por qué pagar mis impuestos" podrán dar dos respuestas: tengo el deber qua miembro de esta nación de apoyar los proyectos comunes y de satisfacer las necesidades de mis compatriotas y tengo el deber qua ciudadano de apoyar las instituciones de las que puedo esperar a cambio beneficio. Cada una de estas razones por separado es vulnerable, juntas constituyen un poderoso argumento a favor de contribuir al bien general de España.

Enrique Area Sacristán. Teniente Coronel de Infantería. Doctor por la Universidad de Salamanca

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.