• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Iglesias, habitante en chalet de ricos cuestiona la humanidad de Amancio Ortega
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Alguna traba mental o psíquica tienen quienes proclaman la pobreza para los demás y la riqueza para ellos. Vive como...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La XIII legislatura está resultando una charlotada
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Llevo un par de días que no me encuentro bien, y no es por problemas personales, que también, sino básicamente...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Sáb05252019

Última actualizaciónVie, 24 May 2019 10pm

Opinión / Enrique Area Sacristán

El error de O'Brien

nacionalismos

El error crucial de O´Brien, Conor Cruise O´Brien, Godland: Reflections on Religion and Nationalism, Harvard University Press, Cambridge, Mass, 1988, no es algo que haya que desenterrar arduamente a partir de sus supuestos subyacentes. Es proclamado de viva voz para que todos lo oigan:

"Es imposible concebir una sociedad organizada sin nacionalismo, y ni siquiera sin un santo nacionalismo, porque cualquier nacionalismo que no sea capaz de inspirar reverencia no podrá ser una fuerza vinculante efectiva".

Lo que este autor declara que es inconcebible, dice Gellner, no sólo es perfectamente concebible sino que constituye la condición política normal de la mayor parte de la humanidad. El poder político puede preservarse o no sin la santidad: esto no es algo evidente. Pero el grueso de las comunidades sociales y políticas que han existido en el transcurso de la historia de la humanidad, y que poseyeron bastante fuerza vinculante como para sobrevivir un periodo significativo de tiempo, no estuvieron basadas en el principio nacionalista, ni sagrado ni sobrio. Las ciudades-estado, los segmentos tribales, las comunidades participativas de todo tipo fueron generalmente mucho más pequeñas que la totalidad de los miembros de la misma cultura, o lo que hoy llamamos una "nación". Había, al mismo tiempo, unidades más grandes, estados e imperios dinásticos, cuyas fronteras superaban en general los límites de lo que llamamos nación. A los gobernantes de esas unidades no les inquietaba que sus fronteras transgrediesen los límites etnográficos, por así decir, o que no los alcanzasen. Les interesaba la capacidad laboral y contributiva de sus súbditos,no su cultura. Es sólo en los tiempos modernos que esa congruencia entre los límites políticos y culturales se vuelve causa de honda preocupación, y consecuentemente que una política sin nacionalismo se aproxima a lo inconcebible. Preocupado, continúa Gellner, por la interesante cuestión de cuanta santidad resulta necesaria para la cohesión social, se limita a suponer que el nacionalismo también es necesario para ese objetivo, lo que no es verdad.

Lo que en realidad está investigando O´Brien es el problema de por qué algunos sentimientos de integración en una unidad política se vuelven por así decirlo hipersagrados, irritados, virulentos y peligrosos. Es una buena pregunta, pero no es igual a la otra que también quiere investigar, es decir: ¿cuál es la razón del nacionalismo? ¿Por qué las personas entregan algunas veces su lealtad solamente a unidades definidas por una cultura compartida, en otras palabras, unidades nacionales? ¿Por qué la identificación y la lealtad se alojan, bajo algunas condiciones, sólo en colectividades semejantes a una "nación" moderna, es decir, asambleas amplias y anónimas de individuos culturalmente homogéneos.

O´Brien, dice Gellner, puede tener razón y que alguna medida de identificación mística y emotiva resulte indispensable, o puede estar equivocado. A Gellner no le parece evidente que las sociedades no puedan también fundarse en el miedo, la inercia, el propio interés racional u otros principios, ingredientes que aparecen en las Comunidades que hemos estado analizando en estos artículos.

En el pasado, lo que mantenía unida a la sociedad era la estructura social, no la cultura; pero eso ha cambiado. Y ése es el secreto del nacionalismo: el nuevo papel de la cultura en la sociedad industrial e industrializada.

Enrique Area Sacristán. Teniente Coronel de Infantería. Doctor por la Universidad de Salamanca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.