• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Iglesias, habitante en chalet de ricos cuestiona la humanidad de Amancio Ortega
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Alguna traba mental o psíquica tienen quienes proclaman la pobreza para los demás y la riqueza para ellos. Vive como...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La XIII legislatura está resultando una charlotada
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Llevo un par de días que no me encuentro bien, y no es por problemas personales, que también, sino básicamente...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Jue05232019

Última actualizaciónJue, 23 May 2019 5pm

Opinión / Enrique Area Sacristán

Las competencias del Estado y las Comunidades Autónomas

comunidades-autonomas

Según Elíseo Aja, "El Estado Autonómico", Alianza Editorial, Madrid, 1999. Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Barcelona, como en todos los países federales, la distribución de competencias en España parte de la Constitución, pero, a diferencia de aquellos, la operación no termina en la propia Constitución porque ésta reenvía a los Estatutos de Autonomía para definir las competencias que corresponden a cada Comunidad Autónoma. Dentro del nivel competencial correspondiente, cada Estatuto de Autonomía asumía las competencias que consideraba convenientes, en virtud del "principio dispositivo", sabiendo que las demás corresponderían al Estado. En general, dice Aja, las Comunidades tendieron a recoger en sus Estatutos todas las competencias posibles, pero la redacción de cada Estatuto introdujo diferencias y, en ocasiones, algunas Comunidades no deseaban una competencia o, incluso, se olvidaban de recogerla. Las competencias no asumidas por los Estatutos corresponden al Estado.

Leer más...

La Disciplina

rey-principe

Hay algunos oficiales, a quienes no puede regatearse una dosis tolerable de buena fe, que reconocen como virtudes de patriotismo común del soldado la honradez, la bondad y el pudor, y señalan como circunstancia cooperante a la utilidad social la de que en el Ejército sea íntimo y constante el contacto entre los sujetos bien acomodados, de posición económica desahogada y los de vida modesta y difícil.

Leer más...

Mi respetado General; por Enrique Area

enrique-area-sacristan

Después de siete meses apartado del servicio como "castigo" a un artículo en el que defendía la unidad de España amparado en la Ley de Derechos y Deberes del Militar de Carrera, hemos llegado al paso más difícil del camino que "juntos" hemos emprendido. Y llamo castigo a las correcciones que se reservan para faltas, si la hubiere, que pueden ser aplicados por un superior sin intervención de la administración de justicia a la que parece nos vamos a ver abocados por incumplimiento del Reglamento de vacantes y destinos: este marca taxativamente que un militar profesional no puede estar más de seis meses en situación de "pendiente de adquisición de destino".

Leer más...

El Estado: Naciones sin nacionalismo

maragall-cat

El que fue presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, abrió el debate autonómico de 2004 con las siguientes palabras: "Cataluña es una nación; quisiera que de tan natural, esta expresión dejara de enojar a unos y de sobreexcitar a otros". Esa actitud no es patrimonio exclusivo de nuestra cuestión territorial; según Gellner "el nacionalismo suele considerarse a sí mismo como un principio manifiesto y evidente que es accesible a todos los hombres y que sólo violan algunas cegueras contumaces, pero de hecho debe su capacidad de convicción tan sólo a un conjunto de circunstancias muy concretas que se dan hoy, pero que han sido ajenas a la mayoría de la humanidad y la historia". Lejos de toda evidencia palmaria de la reivindicación nacionalista, lo cierto es que, continúa, "el nacionalismo, el principio que predica que la base de la vida política ha de estar en la existencia de unidades culturales homogéneas y que debe existir obligatoriamente unidad cultural entre gobernantes y gobernados, no es algo natural, no está en el corazón de los hombres y tampoco está inscrito en las condiciones previas de la vida social en general"; tales aseveraciones, concluye Gellner, "son una falsedad que la doctrina nacionalista ha conseguido pasar por evidencia". (Ernest Gellner, "Naciones y nacionalismo", Alianza Editorial, Madrid, 1988). Por eso resulta tan complicado definir a las naciones: porque, aunque "la característica principal de esta forma de clasificar a los grupos de seres humanos es que (...) los que pertenecen a ella dicen que en cierto modo es básica y fundamental para la existencia social de sus miembros, o incluso para su identificación individual", la verdad es que "no es posible descubrir ningún criterio satisfactorio que permita decidir cuál de las diversas colectividades humanas debería etiquetarse de esta manera". (Eric J. Hobsbawm, "Naciones y nacionalismo desde 1780″, Editorial Crítica, Barcelona, 1992).

Leer más...

Cultura; por Enrique Area Sacristán

montserrat-catalunya

La capacidad de adquirir nuestra cultura no prejuzga de qué cultura se trata. Las culturas varían dice Gellner, de una comunidad a otra y también pueden cambiar con gran rapidez dentro de una comunidad particular. Tenemos constancia en España que las sociedades pueden cambiar de idioma por decisión "colectiva", por motivos políticos como ocurre en Vascongadas y Cataluña. Gellner pone el ejemplo de una comunidad del Himalaya dedicada al comercio, tras llegar a la conclusión de que el futuro pasaba por integrarse en el estado hindú nepalés y no ya por la cultura, antaño prestigiosa, tibetano-budista del norte, decidió cambiar su propio idioma tribal por el nepalés y trocar el budismo por el hinduismo. Lo que nos indica que los rasgos culturales, aunque a menudo se experimentan como algo dado, pueden someterse a un control deliberado. Las leyes de la transmisión cultural, sean las que sean son sin duda muy distintas de las que rigen la transmisión genética. De hecho, por definición, permiten la retención y la transferencia de las características adquiridas: cabría decir que la cultura es la reserva perpetua, y a veces transformada y manipulada, de rasgos adquiridos. Las consecuencias que ello supone para la naturaleza de la vida social son enormes: significa que la diversidad es amplísima y que el cambio puede ser extremadamente rápido y difícil de asimilar por las organizaciones. El cambio cultural, por ejemplo, que se ha realizado en el sistema de enseñanza militar, eliminando el Oficial tipo héroe idealista del que hablaba Morris Janowitz, "El soldado profesional", dando prioridad, en cambio, a la educación de profesionales del tipo técnico puede desencadenar en el futuro inmediato un vacío doctrinal en la cadena de mando, al igual que se ha producido en la sociedad vasca y catalana en relación con sus afinidades nacionales.

Leer más...

El error de O'Brien

nacionalismos

El error crucial de O´Brien, Conor Cruise O´Brien, Godland: Reflections on Religion and Nationalism, Harvard University Press, Cambridge, Mass, 1988, no es algo que haya que desenterrar arduamente a partir de sus supuestos subyacentes. Es proclamado de viva voz para que todos lo oigan:

"Es imposible concebir una sociedad organizada sin nacionalismo, y ni siquiera sin un santo nacionalismo, porque cualquier nacionalismo que no sea capaz de inspirar reverencia no podrá ser una fuerza vinculante efectiva".

Leer más...

La manipulación de la historia

senyera

La ventaja de la historia es que hace posible encontrar en el pasado lo que resulta indispensable, o conveniente, para las necesidades del presente. La historia de España no ha sido una excepción. Reflexionando sobre ella, Santos Juliá apuntaba con razón que tras su viaje por nuestra trayectoria en común una cosa parecía segura: "que la representación del pasado cambia a medida que se transforma la experiencia del presente". Por eso cuando los hechos históricos se resisten a lo que en un momento se precisa, cabe recurrir a "reinventarlos". Ello permite convertir costumbres que apenas alcanzan una centuria en tradiciones seculares, considerar héroes de una causa a personajes que batallaron por otra muy distinta, y entender como hechos fundadores circunstancias que en su día respondieron a necesidades que nada tienen que ver con las que se les atribuye. Pero es igual, dice Blanco: lo importante es el efecto político que con ello se consigue y no la certeza científica sobre las que esas afirmaciones se construyen. Y ello porque el nacionalismo concibe la historia, antes que nada, como una fuente de legitimidad política. Según ha escrito Fernando Savater, se trata de la historia no "en cuanto lección de lo que ha sucedido, sino en tanto programa regenerador de lo que tiene que pasar", de la "historia como condición de la política a seguir", pues "los nacionalismos que reclaman reparación se declaran damnificados por la historia y exigen el tipo de ayudas que esperan las víctimas de una inundación o un terremoto de los poderes públicos". Y continúa Savater: "Dado que la historia , en cuanto simple constatación documental de sucesos, no parece bastante perentoria como fuente de derechos políticos, los nacionalistas utilizan un aparato legendario apoyado mucho más en la estructura mítica que en la investigación cientifica". Solo la aceptación generalizada de esa impostura permite explicar, entre otras cosas, que pueda hablarse en el debate político español con total normalidad de nacionalidades históricas y regiones que, aunque no llegue a explicitarse, se supone que carecen de ese bien tan apreciado, y que serian, por tanto, regiones sin historia.

Leer más...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.