Elecciones manchadas de comunismo en Perú

¡Síguenos en Telegram!

Nadie imaginó en Perú que detrás de la apariencia humilde de un profesor, presentado como el mesías del cambio, podría haber una desgarradora y aterradora realidad.

Las elecciones presidenciales de la segunda vuelta se llevaron a cabo el pasado domingo 6 de junio y todavía no se avistan resultados.

Pedro Castillo, el candidato del partido Perú Libre, es un profesor remunerado por el estado a pesar de no haber trabajado durante los últimos 7 años. Se autodenomina Marxista y Leninista y su campaña ha gravitado en torno a la promoción del odio y la lucha de clases.

Muchos se preguntan cómo este candidato pudo llegar a la segunda vuelta electoral. Los peruanos se han percatado demasiado tarde de que, como todo indica, Perú Libre ha usado la misma estrategia cubana de fraude electoral que el dueño de su partido, Vladimir Cerrón habría aprendido de los Castro en la Cuba comunista, donde vivió por muchos años.

Cerrón ha sido condenado por malversación de fondos y actos de corrupción que cometió durante su gestión como gobernador regional de Junín. Nuevas investigaciones podrían ampliar las condenas de Cerrón. Su pésima gestión dejó inconclusos hospitales y obras públicas que hubieran beneficiado a los pobladores más necesitados de la Región. Al estar impedido por estas condenas de ocupar cargos públicos, Cerrón puso a Pedro Castillo en su lugar como candidato a la presidencia.

El partido comunista Perú Libre ha surgido como la nueva cara política del grupo terrorista Sendero Luminoso, el más sanguinario de todos los tiempos en América del Sur, que encabezó Abimael Guzmán en los 80s e inicios de los 90s. El líder del grupo terrorista, qué como Castillo fue profesor, fue apresado durante el gobierno de Alberto Fujimori, el presidente que puso fin a una época de terror en Perú.

Perú Libre tiene inscritos en su partido a 249 militantes del MOVADEF, la rama política de Sendero Luminoso, y 5 de sus congresistas electos han sido miembros del grupo terrorista. En Perú la ley no permite que condenados por terrorismo sean candidatos en elecciones, pero esto lamentablemente fue obviado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), como también lo fue una importante omisión en la información presentada por el candidato Pedro Castillo en su hoja de vida. Éstos son sólo dos de los varios cuestionamientos de los que es objeto el JNE y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

El partido del candidato Castillo, Perú Libre, pertenece al foro de São Paulo, una organización de partidos políticos socialistas y comunistas de América Latina, a la que pertenecen presidentes como el dictador Nicolás Maduro de Venezuela, Alberto Fernández de Argentina y Luis Arce de Bolivia. A pesar de que el presidente electo todavía no ha sido proclamado oficialmente, algunos de estos mandatarios han saludado y felicitado a Pedro Castillo como si hubiera ganado la presidencia. Lo cierto es que tanto el partido de Perú Libre, de Castillo, como Fuerza Popular, de la candidata Keiko Fujimori, han presentado impugnaciones y observaciones a un gran número de actas, las que deben ser resueltas por las autoridades electorales antes de dar a conocer el resultado.

Por otro lado, veintidós presidentes y ex presidentes que no pertenecen al foro de São Paulo, se han pronunciado instando a la paz ciudadana y recomendando esperar a que los órganos constitucionales competentes dicten su resolución final. Entre ellos se encuentra el español José María Aznar.

Perú Libre habría utilizado técnicas aprendidas de sus asesores cubanos y venezolanos para cometer fraude en las mesas de votación.

Así lo demuestran las numerosas actas que contienen irregularidades, comprobadas por ciudadanos y los abogados de Fuerza Popular, tales como votantes fallecidos o menores de edad, familias que coparon la presidencia de varias mesas, firmas falsificadas, y actas alteradas después de ser entregadas a las autoridades electorales. También se sabe que Perú Libre, el partido de Castillo, amenaza a los pobladores en el interior del país para que voten por quienes sus dirigentes les indican, y tomen una foto de su voto para verificarlo, todo lo cual es ilegal.

Pero ahí no acaban las maniobras ilegales de Perú Libre. Más de 1000 actas electorales, que representan potencialmente 200,000 votos a favor de Fuerza Popular, han sido impugnadas por este partido comunista sin motivos válidos.

Esta actuación delictiva de Perú Libre tiene como propósito saturar los mecanismos electorales y abrumar a la ONPE y al JNE para impedir que se pueda detectar la gran magnitud de la manipulación de votos a su favor y en contra de Fuerza Popular. Sin embargo, la rápida y contundente reacción de Fuerza Popular, apoyados por un batallón de abogados voluntarios, ha puesto al descubierto el ardid de Perú Libre, y se ha expuesto el fraude del partido comunista.

La cereza en la torta de este sucio complot ha sido la llamada telefónica del actual presidente peruano, el izquierdista admirador de terroristas Francisco Sagasti, al Premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa implorándole que intervenga para convencer a Keiko Fujimori que conceda la victoria electoral a Castillo, en medio de un proceso electoral. Esta intervención de Sagasti constituye un crimen en Perú que deberá ser investigado y sancionado.

Esta lamentable escena tiene como telón de fondo la campaña sistemática pero silenciosa de la izquierda peruana de concientización y adoctrinamiento durante los últimos 20 años en colegios, universidades y medios de comunicación en contra de la candidata Keiko Fujimori. La izquierda infiltrada en todos los estamentos del gobierno y la sociedad ha contado una historia tergiversada y sembrando denuncias y acusaciones sin que se le haya podido comprobar ningún delito a la hoy candidata. Son principalmente los jóvenes de la llamada "generación equivocada" los que se han dejado embaucar por el canto de sirenas de esta izquierda.

La ironía que hoy enfrentan los peruanos, tan vapuleados por la izquierda, es que "todo pueblo que no recuerda (o conoce) su historia, está condenado a repetirla".

Claudia Peschiera
Líder de opinión. Legión Libertad

Autor: Claudia Peschiera

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.