• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        La ludopatía, una de las peores drogas
        Sábado, 18 Mayo 2019
        La actualidad nos habla de una joven que usaba burundanga aún a sabiendas de su toxicidad, que puede acabar con la...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Limpiar el CGPJ
        Domingo, 19 Mayo 2019
        El escándalo de los fines de semana caribeños del anterior Presidente del Consejo General del Poder Judicial, al fin...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Mié05222019

Última actualizaciónMié, 22 May 2019 1pm

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

¿Tendrá el PP un ‘bel morir’?

aznar-rajoy

El PP está condenado a morir y su agonía ha comenzado. Lo sabe su tecnocrática e ideológicamente deshuesada cúpula, lo saben sus diputados nacionales y autonómicos, lo saben sus senadores, lo saben sus barones territoriales, lo saben sus miles de concejales y sus decenas de miles de afiliados. Y lo saben también sus millones de votantes, que se están pasando en crecientes oleadas a Ciudadanos. No está siendo un fallecimiento rápido ni brusco, porque su enorme estructura y la densa y extensa maraña de intereses creados fabricada durante décadas a lo largo y ancho de la geografía española va amortiguando la caída, trágica en su inexorable lentitud. Sin embargo, la cita de las elecciones municipales y europeas dentro de año y medio marcará un descenso abrupto, que se confirmará en las generales unos meses después.

Los partidos, como los seres humanos, nacen, crecen, se desarrollan y se extinguen. La historia política de las democracias europeas está pavimentada de tumbas de siglas, unas de existencia efímera, otras de larga trayectoria, pero casi todas desaparecidas al final. Hay excepciones gloriosas, como el partido conservador británico, fundado en 1834 sobre el precedente de los tories, que se remontan a finales del siglo XVII. Quizá su longevidad se deba, aunque en sus filas ha habido personajes de variado pelaje, a la abundancia de gentlemen entre sus miembros, característica que les distinguiría del resto de organizaciones políticas, trufadas de perillanes y arribistas.

El PP ha rebasado ya el cuarto de siglo de vida, y si consideramos a su matriz AP, es casi tan antiguo como el régimen del 78, del que ha sido, junto con el PSOE, pilar fundamental. El hundimiento de la entidad creada por Manuel Fraga, revitalizada y renovada por José María Aznar y desnaturalizada y castrada por Mariano Rajoy, obedece a diversas causas, tanto remotas como más recientes. Básicamente, los factores determinantes del actual e irremisible declive del PP han sido la corrupción galopante, el abandono de sus convicciones, una desastrosa estrategia de comunicación, la incompetencia de sus dirigentes orgánicos y su asombrosa incapacidad para entender los mecanismos emocionales que operan sobre el electorado a la hora de despertar su adhesión a una figura pública o a un proyecto colectivo.

Chapuza tras chapuza

No cabe duda a estas alturas sobre quién es el principal responsable de la entrada del PP en el cementerio, aunque los fracasos también tienen muchos padres, en contra del dicho sobre su orfandad, si bien son progenitores que, a diferencia de los de los éxitos, suelen rehuir su paternidad. No tiene poco mérito, hay que admitirlo, superar el impresionante récord establecido por José Luis Rodríguez Zapatero en capacidad de hacer daño a su país y a su partido. Y el haberlo hecho mediante la descansada técnica de la más absoluta pasividad redobla el asombro que produce la hazaña. Si bien es verdad que el que no hace nada no se equivoca, también lo es que a fuerza de inactividad puede destruirlo todo.

El último episodio de este Gottesdämmerung demuestra que la proximidad del ocaso altera los nervios del más templado y le induce a la acción a destiempo y en el sentido equivocado. Tras veinticinco años de contemplar con la inmóvil placidez de un lagarto al sol, la preparación implacable, laboriosa y pertinaz de la mayor felonía de la historia contemporánea de España, de repente, en pleno desastre, la precipitación de una impugnación de frágil fundamento jurídico le presta una impagable baza al enemigo y siembra la desmoralización en el campo de los defensores de la Constitución y la legalidad. No bastaba con la chapuza imperdonable del 1 de Octubre, hay que seguir facilitando a los golpistas nuevos argumentos para su campaña de falsedades e intoxicaciones. Francamente, cuando la disyuntiva que ofrece este Gobierno es la inmovilidad o el error, no queda demasiado margen para la esperanza.

Afortunadamente, la naturaleza tiene horror al vacío y el gigantesco hueco que dejará el PP en el panorama político español lo llenará otra opción electoral hoy emergente y pronto llamada a ocupar la primera línea de combate frente al populismo liberticida y al separatismo venenoso. Ojalá esté a la altura de su trascendental misión y sepa pulsar los registros oportunos de nuestra sociedad para fortalecerla, cohesionarla y ponerla en la senda de la competitividad, la solidez moral y el crecimiento inclusivo.

Es conocida la hermosa frase de Petrarca un bel morir tuta la vita honora. Se abre el interrogante de si el tránsito del PP sucederá de una forma gloriosa y digna, si sus horas postreras se asemejarán a las de la Brigada Ligera en Balaclava, de los trescientos en Las Termópilas o de los últimos samurai en Shiroyama, o, lejos de estas escenas de portentoso coraje, recordarán más a la huida de Darío en Gaugamela. Conociendo al personal, mejor no hacerse demasiadas ilusiones sobre la grandiosidad del epílogo.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Exvicepresidente del Parlamento Europeo | VozPópuli

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.