• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        La ludopatía, una de las peores drogas
        Sábado, 18 Mayo 2019
        La actualidad nos habla de una joven que usaba burundanga aún a sabiendas de su toxicidad, que puede acabar con la...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Limpiar el CGPJ
        Domingo, 19 Mayo 2019
        El escándalo de los fines de semana caribeños del anterior Presidente del Consejo General del Poder Judicial, al fin...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Lun05202019

Última actualizaciónDom, 19 May 2019 9pm

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

No aprendemos

ramon espinar

De la misma forma que la aparición de unas pocas nubes en un cielo despejado son la señal de que se acerca una tormenta, empiezan a producirse hechos en el contexto de la tan cacareada recuperación económica que suscitan malos augurios. Es verdad que España está creciendo a un ritmo muy estimulante y que el Fondo Monetario Internacional ha mejorado nuestras perspectivas para 2018 en cuatro décimas, hasta un prometedor 2.8%, como también es cierto que se crea empleo a razón de medio millón de puestos por año y que las agencias de calificación han subido la nota a nuestra deuda. Sin embargo, en el primer trimestre del presente ejercicio, el paro ha aumentado en mayor proporción que en el del anterior, invirtiendo una tendencia positiva desde 2013 y, lo que es más preocupante, en términos interanuales la ocupación en el sector público ha crecido más que en el privado, el doble para ser precisos, rompiendo asimismo una evolución que venía siendo la contraria a partir de la crisis.

Otro acontecimiento inquietante ha sido el brusco giro del Gobierno cediendo a la petición del PNV de incremento de las pensiones con el IPC, desdiciéndose así de su hasta ahora firme propósito de contener el coste de este capítulo y poniendo en peligro el objetivo de déficit comprometido con la Unión Europea. Si a lo anterior añadimos que la destrucción de puestos de trabajo ha tenido lugar en la industria y en los servicios, mientras que el sector primario y la construcción han visto aumentar sus nóminas, y que los precios de la vivienda están remontando a un ritmo bastante vivo, es natural que surja la inquietud a la luz del recuerdo del colapso financiero que nos estalló en las manos hace una década y del que estamos saliendo a base de grandes sacrificios.

La tesis convencional impuesta por la izquierda sobre el origen de la última gran recesión es la de la maldad de unos mercados fuera de control cuya codicia pecaminosa nos arrastró al abismo. En consecuencia, nos dicen, hay que reforzar el Estado, endurecer las regulaciones y los controles y concentrar aún más poder y más recursos en las burocracias públicas. Y en eso estamos, con lo que este consenso colectivista e intervencionista señorea la política y se difunde en los principales medios de comunicación determinando las ofertas electorales y el sentido del voto en prácticamente todo el arco parlamentario desde el comunismo liberticida de Podemos hasta la socialdemocracia emboscada del PP, pasando por el socialismo doctrinario del PSOE. La incógnita es qué hará Ciudadanos cuando previsiblemente llegue a La Moncloa dentro de dos años, porque hasta el momento no ha definido con nitidez su modelo económico, aunque cabe la esperanza de que su etiqueta liberal no sea simplemente un adorno, sino una convicción.

En la crisis financiera global fueron factores determinantes las políticas monetarias suicidamente expansionistas de los bancos centrales, los fallos estrepitosos de los mecanismos de supervisión, un gasto público desenfrenado y el impulso irracional al sector de la vivienda desde los Gobiernos centrales y municipales, ninguno de ellos por cierto atribuible a los mercados, sino por el contrario, a decisiones equivocadas de nuestros gobernantes e instancias reguladoras. Como casi nadie en la clase política o en los creadores de opinión entiende estas cuestiones elementales -Pedro Sánchez, sin ir más lejos, además de creer que Antonio Machado nació en Soria, no distingue entre presión fiscal sobre PIB y esfuerzo fiscal individual-, ni cómo funcionan en realidad las economías capaces de generar riqueza y empleo, seguimos tropezando una y otra vez en las mismas piedras, puestas en nuestro camino por el electoralismo de los partidos y por los esquemas conceptuales erróneos que dominan nuestra sociedad.

Un dato que pocos comentan, pero que nos proporciona una clave reveladora de nuestros males: en España el número de personas que son sustentadas por el erario superan en tres millones a las que reciben sus ingresos de su productividad en el sector privado, quince millones y medio contra doce millones y medio aproximadamente. Pensionistas, desempleados y empleados públicos superan netamente a trabajadores en empresas privadas, profesionales liberales y autónomos. En tanto esta proporción se mantenga o incluso empeore, continuaremos prisioneros del déficit, de la deuda y de las elevadas tasas de paro.

Ramón Espinar, este candidato eximio a académico de la Historia, citaba apócrifamente el otro día con un desfase de cuatro siglos a los comuneros de Castilla ante una audiencia enfervorizada de podemitas irredentos: “Común ha de ser la tierra, que vuelva común al pueblo lo que del pueblo saliera”. Esa es la filosofía que, con diferentes grados de intensidad y distintos matices, nos condenará irremisiblemente al estancamiento si no la combatimos con la razón y la evidencia, o, lo que es peor, a la ruina.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Exvicepresidente del Parlamento Europeo | VozPópuli

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.