• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        Nacionalismo y coacción
        Miércoles, 06 Marzo 2019
        La anunciada sucesora de Inés Arrimadas como presidenta del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el hemiciclo del...
      • Andy Herrera

        Andy Herrera

        
        IMAGE
        Andy Herrera
        La normalidad del imbécil
        Martes, 05 Febrero 2019
        La definición de normalidad ha ido variando a lo largo de los años hasta situarse hoy en día en un punto...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Las ignorantes y radicales unidas por el 8M
        Viernes, 08 Marzo 2019
        Un año más llegamos al 8 de marzo sin tener claro que se debe reivindicar y que es lo que se tiene que conquistar. No...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        El feminismo se ha convertido en un negocio
        Domingo, 24 Marzo 2019
        El feminismo se ha convertido en un negocio más de los que han generado los debates políticos y sociales. Mueve...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        El Autoproclamado
        Martes, 12 Marzo 2019
        El Nacional, cuya diseñadora gráfica ha sido por años Karmele Leizaola, tía de Jone, premio especial de periodismo,...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Las claves del 28 de abril en España
        Domingo, 17 Marzo 2019
        El pasado 15 de febrero el gobierno español anunció elecciones anticipadas para el próximo 28 de abril. Fue tras...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Día de la Mujer - Del feminismo a la androfobia
        Domingo, 10 Marzo 2019
        Es curioso que todas las locas que berrean los derechos de las mujeres defiendan el uso del pañuelo moro que simboliza...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Manos Limpias denuncia
        Domingo, 24 Marzo 2019
        El escándalo de las fianzas depositadas en las cuentas de depósito judiciales y de los alquileres de viviendas,y de...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Francesco, el héroe silencioso ha ganado la batalla a la falsa heroína, Juana
        Domingo, 24 Marzo 2019
        A pesar de que por motivos personales no he visto noticias y he estado aislada por motivos trascendentes, al llegar a...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Los idus... de abril
        Jueves, 21 Marzo 2019
        El próximo mes de abril puede ser el fin de la carrera político de Pedro Sánchez, el enterrador del PSOE, y fundador...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Dom03242019

Última actualizaciónDom, 24 Mar 2019 7pm

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

Los tres padres no independentistas del independentismo catalán

zapatero rajoy

La ciencia médica distingue cuatro partes a la hora de tratar una patología: la etiología u origen y causas de la enfermedad, el diagnóstico de la misma, el pronóstico sobre su futura evolución y la terapia a aplicar para superarla. Este mismo esquema conceptual se puede aplicar al profundo mal que hoy aqueja a Cataluña y por extensión al conjunto de España, a saber, la práctica inexistencia del Estado en esa Comunidad, sometida a los vaivenes de un separatismo golpista que desprecia la ley, divide a la sociedad y la arrastra a la ruina económica. Muchas veces se ha recordado, cuando se produce en un país un desastre de gran magnitud, que ha sido fruto de un largo proceso, la frase que uno de los protagonistas de la extraordinaria novela de Mario Vargas Llosa Conversación en la catedral pronuncia angustiado: “¿En qué momento se j…ió el Perú?”. Un interrogante análogo resulta pertinente en relación al malhadado procés, cuando todo indica que se encuentra prácticamente fuera de control. Es decir, sin negar la relevancia de acertar en el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento adecuado, y poniendo las cosas en su orden lógico, parece interesante elucidar el desarrollo de semejante delirio colectivo y comprender los factores que lo han generado, mantenido y exacerbado durante cuatro décadas hasta la destructiva eclosión presente. Este ejercicio es pertinente sobre todo para identificar a los responsables, para poner rostro, nombre y apellidos a aquellos que, debido a sus decisiones, sus estrategias, sus tácticas, sus acciones o sus omisiones, deben responder por los tremendos errores que nos han traído hasta aquí.

Paradójicamente, los tres máximos colaboradores necesarios para la agudización extrema de la cuestión separatista en Cataluña no son independentistas, sino muy destacados dirigentes de los dos principales partidos nacionales, el Partido Popular y el Partido Socialista, tres figuras muy sobresalientes que por sus elevadas funciones en ambas formaciones hubieran debido, al contrario de lo que hicieron, velar por los derechos y libertades de los ciudadanos catalanes, por el respeto al orden constitucional y por la eficaz y contundente neutralización del intento subversivo iniciado por Artur Mas, continuado por Carles Puigdemont y sostenido contra toda racionalidad y mínima consideración al interés general por el presidente marioneta y racista Joaquim Torra. Si nos remontamos a épocas aún más pretéritas que los últimos quince años, ese grupo de tres debería ampliarse a dos más, Felipe González y José María Aznar. Hay que decir en su descargo que en su tiempo se les pudo haber reprochado falta de visión a largo plazo, pero no, como a la terna subsiguiente, la facilitación consciente de la labor de demolición de los secesionistas.

El primero de este trío de la infamia fue Pasqual Maragall. Tras su victoria en las elecciones autonómicas de 2003, formó gobierno con una fuerza marcadamente separatista, Esquerra Republicana de Cataluña, y se lanzó a una agenda intensamente nacionalista impulsando un nuevo Estatuto de Autonomía que desbordó peligrosamente el marco constitucional cuando no existía demanda social para una reforma de este calado, de hecho, menos del 1% de los catalanes la consideraban necesaria en 2005. Traicionando a sus votantes, a su partido matriz, el PSOE, y al pacto de la Transición, Maragall despertó a un monstruo hasta entonces más o menos contenido que a partir de su nefasto mandato al frente de la Generalitat ya nadie quiso ni pudo domeñar.

El segundo, José Luis Rodríguez Zapatero, se adentró suicidamente en la senda hacia el precipicio abierta por Maragall y pactó, en una noche nicotínica en la Moncloa con Mas, una redacción del Estatuto que rasgaba las costuras de la Constitución de 1978 después de haber prometido alocadamente que se sumaría a cualquier propuesta de reforma estatutaria que aprobase el Parlamento de Cataluña. Como lo que salió de un hemiciclo de mayoría independentista era flagrantemente inconstitucional, tuvo que ser corregido por el Congreso y posteriormente por el Tribunal Constitucional. Estos sucesos prendieron la mecha del agravio que, debidamente explotado por los independentistas, hizo arder a la sociedad catalana como un haz de leña seca.

El tercero, que remató esta faena de errores garrafales de juicio, cesiones, oportunismos y cobardías, fue Mariano Rajoy. Su indolente pasividad y su pusilánime carencia de coraje permitieron que la marea separatista alcanzase cotas alarmantes hasta desembocar en el golpe parlamentario de Septiembre de 2017 y el referéndum ilegal e inconstitucional del 1 de Octubre de 2018, episodios en los que se vulneró descaradamente la legalidad, el Reglamento del Parlamento de Cataluña y se dinamitó nuestra Carta Magna.

La conclusión es que a la hora de identificar a los autores de este pavoroso desaguisado no hay que acusar tanto a sus promotores directos, los independentistas, que al fin y al cabo, como el escorpión sobre el lomo de la ingenua rana, obedecen a su perversa naturaleza, como a los gobernantes de la Nación que, faltando a su deber y ensuciando su conciencia, ni supieron ni quisieron tomar las medidas requeridas para evitar la catástrofe. La Historia un día les pedirá cuentas y quedarán registrados en sus anales como tres redomados villanos en este drama terrible de deslealtades, bajezas y felonías.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Político. Exvicepresidente del Parlamento Europeo | VozPópuli

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.