• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        La ludopatía, una de las peores drogas
        Sábado, 18 Mayo 2019
        La actualidad nos habla de una joven que usaba burundanga aún a sabiendas de su toxicidad, que puede acabar con la...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Limpiar el CGPJ
        Domingo, 19 Mayo 2019
        El escándalo de los fines de semana caribeños del anterior Presidente del Consejo General del Poder Judicial, al fin...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

La reforma constitucional

constitucion

Las Fundaciones Villacisneros y Valores y Sociedad han programado un acto que, dentro de su ciclo sobre el necesario fortalecimiento de España, han querido dedicar a la reforma de la Constitución. Las dos preguntas que se van a plantear a los participantes son si una modificación de la Ley de leyes vigente podría contribuir a afrontar la crisis múltiple que padece España, política, moral, económica, institucional y de unidad nacional, y si procede aplicar o no el Artículo 155 para atajar el golpe de Estado que los separatistas catalanes están preparando con publicidad y generosamente financiados por el Tesoro público. Ambas cuestiones tienen un indudable interés académico, político y práctico, aunque la respuesta que se puede dar en el plano teórico no coincida con la viabilidad material de lo que se proponga.

La Carta Magna aprobada por una mayoría aplastante de españoles en 1978 se ha desarrollado y mantenido en vigor durante cuatro décadas y, por consiguiente, existe ya una amplia experiencia sobre sus resultados, su calidad técnica y su adecuación a los cambios que el tiempo nos ha ido ofreciendo. Una conclusión que aparece como bastante probada es que el texto que contiene nuestro ordenamiento básico está plagado de lagunas, inconsistencias e imprevisiones. Se ha dicho y repetido que los sistemas de gobierno de las democracias liberales han de partir de un supuesto clave: la desconfianza hacia los gobernantes, es decir, la necesidad de controlar y vigilar al poder. Cuando unos seres humanos otorgan a otros, incluso voluntariamente, la capacidad de dictar leyes y dirigir la sociedad, les están atribuyendo automáticamente una facultad peligrosísima, que es la de abusar de los medios que se pongan en sus manos para cumplir con el cometido que se les encomienda.

En la Transición se asumió seráficamente que, por una parte, los nacionalistas, agradecidos y satisfechos por las amplísimas competencias de autogobierno de sus Comunidades Autónomas y el alto grado de reconocimiento otorgado a las lenguas vernáculas, discurrirían pacíficos y leales por la senda constitucional y, por otra, que la izquierda mantendría su compromiso con la integridad territorial de la Nación y con los principios esenciales del libre mercado. Asimismo, se creyó que estos dos sectores darían por cerradas definitivamente las heridas de la Guerra Civil y respetarían el espíritu de reconciliación imprescindible para una convivencia armónica y pacífica. Pues bien, ni una cosa ni la otra. En Cataluña ya se ha fijado fecha y procedimiento para liquidar a uno de los Estados nacionales más antiguos de Europa y, a nivel general, un Podemos dogmático y sectario y un PSOE dirigido por un amateur fluctuante están entregados con entusiasmo a acabar con el crecimiento, el empleo y las libertades civiles, a la vez que dispuestos a entregar maniatada la Nación a la furia destructora de los secesionistas.

La esperanza de que a estas alturas de la película una reforma constitucional que blinde la indivisibilidad de la soberanía nacional, implante una verdadera separación de poderes, arranque al país de las garras voraces de los partidos y garantice el derecho de propiedad y la libre empresa, sea posible y factible, no parece justificada. Y eso es así porque no se dispone de la mayoría social que pudiera respaldar una operación de semejante ambición y alcance ni tampoco las principales fuerzas parlamentarias albergan la energía, el coraje y las convicciones requeridas.

Ni siquiera una serie de retoques que corrigieran las deficiencias más notorias de la Ley Fundamental serían aceptados en el clima de maniqueísmo, rencor y revanchismo que nos aflige. Por ejemplo, la supresión del término "nacionalidades", la garantía del uso de la lengua común en la enseñanza y en las relaciones con la Administración, la independencia de la Fiscalía, una clara delimitación de las competencias del Estado y de las Autonomías, la eliminación del Artículo 150.2, la atribución del recurso de amparo al Tribunal Supremo o el control por parte del Estado de los medios materiales y humanos de la Administración de Justicia, entre otros varios puntos de evidente conveniencia, no conseguirían ahora el mínimo acuerdo que permitiera llevarlos adelante.

En cuanto a la aplicación del Artículo 155, salta a la vista que debiera haberse puesto en marcha hace ya bastante tiempo y que, salvo que este Gobierno de desideologizados funcionarios haya renunciado tácitamente a preservar la supervivencia de la Nación que le ha sido confiada, tendrá que activarse irremediablemente, aunque tarde, mal y seguramente sin la contundencia y la firmeza que una acción de esta naturaleza extrema demanda.

La Constitución del 78 fue fruto de un momento muy especial que confundió un espejismo con la realidad. Una realidad dura, desagradable y decepcionante que ni la retórica más encendida ni el voluntarismo más contumaz pueden ocultar.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Exvicepresidente del Parlamento Europeo. Publicado en VozPópuli

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.