¿Sobrevivirá España otra vez al Frente Popular?
Última actualizaciónLun, 30 Mar 2020 1am

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

¿Sobrevivirá España otra vez al Frente Popular?

sanchez iglesias frente popular

Hace ochenta y cuatro años y mediante un pucherazo monumental llegó al poder en España un Gobierno socialista-comunista-separatista dispuesto a aplicar un proyecto radical basado en el odio de clase, la destrucción de la propiedad privada, el anticlericalismo feroz y la fragmentación de la Nación en pretendidas nacioncillas laminadoras de la pluralidad interna de las sociedades catalana y vasca. El resultado de esta operación de corte totalitario y antidemocrático es de sobras conocido, una cruel guerra civil que dejó el país arrasado y cuatro décadas de dictadura.

La Transición y su obra más destacada, el sistema institucional y político consagrado en la Constitución de 1978, pretendió poner los cimientos de una etapa nueva que nos salvase de repetir los trágicos errores del pasado. El gran pacto civil que la posibilitó y la plena integración en la Unión Europea y en el mundo occidental democrático, junto a un notable desarrollo económico, parecía garantizar el éxito de empresa tan loable como sensata. Sin embargo, este aparentemente brillante logro albergaba dos patologías potencialmente mortales en su seno, El Estado autonómico y la partitocracia.

El primero proporcionó a los nacionalistas en Cataluña y en el País Vasco, irrelevantes al inicio del cambio, pero que nunca habían renunciado a su propósito final de liquidación de la unidad nacional, los instrumentos políticos, educativos, simbólicos, administrativos, políticos y de creación de opinión necesarios para llevar a cabo un trabajo paciente e implacable de ingeniería social que transformase a sus Comunidades en focos activos de separatismo violento. La pasividad suicida, cuando no el colaboracionismo activo, de los dos grandes partidos nacionales, ante este diseño tan eficaz como implacable, lo ha hecho triunfar hasta los extremos que ahora padecemos. El segundo ha propiciado un nivel de corrupción que ha rozado en determinados territorios y ocasiones la categoría de sistémico a la vez que ha pervertido la función y la naturaleza de los órganos constitucionales y reguladores, sin que ni siquiera el poder judicial haya escapado a su acción disolvente.

Hoy, contra toda lógica y en un olvido suicida de nuestra experiencia histórica, volvemos a las andadas en un contexto sin duda muy distinto, pero con rasgos cualitativos inquietantemente semejantes a los de 1936. Por supuesto, la renta per cápita española es mucho más alta que entonces, las desigualdades sociales se han atenuado, la pertenencia a la UE y a la OTAN actúan como amortiguadores de disparates excesivos y la población está totalmente alfabetizada, pero nunca hay que infravalorar la tendencia de los seres humanos a entregarnos a la irracionalidad y a nuestros peores instintos. Véase lo que sucedió en Rusia en 1917, en Alemania en la década de los treinta del siglo pasado o en la antigua Yugoslavia en fechas relativamente recientes. Como señaló lúcidamente Jean Rostand, nunca se puede decir que algo es demasiado horrible para que suceda porque lo horrible también sucede.

Deuda, desempleo, crisis...

Aparte del riesgo evidente que para la misma existencia de España como entidad política, histórica y jurídica reconocible representa el Gobierno que se dispone a formar Pedro Sánchez, existe otro factor que aumenta la probabilidad de catástrofe que no ha sido suficientemente advertido y es su programa económico. En un contexto de evidente desaceleración, cada una de las medidas que han anunciado los eventuales socios de este Ejecutivo llamado Frankenstein son letales para el crecimiento, la competitividad y la creación de empleo. Si se materializan las subidas de impuestos, la derogación de la reforma laboral, el incremento del salario mínimo, el control de los alquileres, la indexación de las pensiones al IPC y el conjunto de actuaciones “sociales” que disparen el gasto público, el desempleo volverá a niveles insostenibles, la deuda se descontrolará y con ella la prima de riesgo y las inversiones se paralizarán o huirán. El clima de conflictividad así generado, combinado con el desgarro separatista, calentará el caldo propicio para que el populismo colectivista y los independentistas intenten derrocar la Monarquía y todo se descontrole hasta desembocar en un choque abierto de consecuencias imprevisibles.

Por consiguiente, la pregunta que cabe plantearse en esta hora crucial de España no es si las cosas irán mejor o peor, sino si la Nación sobrevivirá a lo que se nos viene encima y, si lo consigue, cuál será el precio. A los que venimos anunciando desde hace por lo menos dos décadas que la evolución de los acontecimientos conduciría al presente desastre se nos ha marginado, silenciado o acusado de catastrofismo y hemos tenido que esforzarnos infructuosamente en corregir el rumbo que consideramos equivocado siempre bajo fuego supuestamente amigo. Ahora que nuestras predicciones están a punto de cumplirse, nos queda por lo menos la tranquilidad de conciencia de que hicimos lo que pudimos. No escaparemos a las dolorosas consecuencias de no haber sido escuchados, pero la responsabilidad será de los que, prisioneros de su soberbia, su ignorancia, su ambición o su falta de luces, cerraron sus oídos a la verdad.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Político. Exvicepresidente del Parlamento Europeo y exsenador español | VozPópuli

Alejo Vidal-Quadras
Autor: Alejo Vidal-Quadras
Alejo Vidal-Quadras - (Barcelona, 1945), Doctor en Ciencias Físicas y Catedrático de Física Atómica y Nuclear, desarrolló entre 1968 y 1989 una fecunda trayectoria en los campos de su especialidad: la Física de las Radiaciones, la Radioactividad Ambiental y la Radioprotección. Ha ejercido su labor investigadora y docente en la Universidad de Barcelona, en la Universidad Autónoma de Barcelona, en el Centre de Recherches Nucléaires de Estrasburgo y en el University College de Dublín. Ha sido Senador en representación del Parlamento de Cataluña y presidente de la comisión de Educación y Cultura del Senado entre otras responsabilidades institucionales. Fue presidente del Partido Popular de Cataluña durante el período 1991-1996 y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1992 y 1995. Vidal-Quadras fue Diputado del Parlamento Europeo y Vicepresidente de dicha Cámara de 1999 a 2014, donde fue asimismo miembro particularmente activo de la Comisión de Industria, Energía e Investigación. En abril de 2008 recibió la Orden nacional francesa de la Legión de Honor en la categoría de Oficial, por su decisiva labor legislativa en el campo de la energía. Entre sus libros podemos citar 'Cuestión de fondo' (1993), 'En el fragor del bien y del mal' (1997), 'Amarás a tu tribu (1998), y 'La Constitución traicionada' (2006). Es colaborador habitual de diversos medios de comunicación como MEDITERRÁNEO DIGITAL, La Gaceta, Libertad Digital y tertuliano del programa de televisión 'El Gato al agua' (Toro TV).
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.