• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La ideología de género: ¿una agenda global o un instrumento de la izquierda?
        Domingo, 14 Julio 2019
        Los dirigentes de Ciudadanos y buena parte de la sociedad española se han indignado y han manifestado su repulsa tras...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        Cataluña es como el 'Far west'
        Sábado, 20 Julio 2019
        Nadie recuerda en Cataluña los altos niveles de criminalidad que ahora mismo asolan a esta región española. Solo es...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Sánchez se equivoca
        Jueves, 18 Julio 2019
        Se equivocó con su ronda palaciega y monárquica con Casado y Rivera en La Moncloa. Él no es el rey y su ámbito de...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        Marchando otra de pactos prepactados
        Domingo, 14 Julio 2019
        Partiendo de la base que me da igual que gobierne el ala derecha del sistema que su versión de izquierdas o que lo...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Auge y caída de Pablo Iglesias
        Jueves, 18 Julio 2019
        Podemos (nunca mejor dicho) ver cómo la figura de Pablo Iglesias ya se va difuminando desde su estrellato mediático...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Pedro Sánchez será tonto pero no tanto #Masby
        Domingo, 30 Junio 2019
        En muchas ocasiones he afirmado que Pedro Sánchez es más tonto que largo pero estoy llegando a la conclusión que...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Los pactos de la vergüenza
        Sábado, 29 Junio 2019
        Una vez finalizadas las elecciones Autonómicas y Locales, y dado que para la gobernabilidad no es válida la...
      • Patricia Muñoz

        Patricia Muñoz

        
        IMAGE
        Patricia Muñoz
        Están adoctrinando a nuestros hijos
        Domingo, 07 Julio 2019
        Están adoctrinando a nuestros hijos en las escuelas catalanas, y no hay más ciego que el que no quiere ver. ¿No es...
      • Patricia Sanz

        Patricia Sanz

        
        IMAGE
        Patricia Sanz
        Good bye, Franco
        Domingo, 30 Junio 2019
        Hoy hace exactamente un año falleció mi abuela materna y, con ella, una pequeña parte de mí pero también de la...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Sánchez e Iglesias, un idilio sin futuro ni a corto ni a largo plazo
        Martes, 16 Julio 2019
        Desde el inicio se veía una relación de conveniencia pero claro, está lo que conviene al uno no le conviene al otro....
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Universidad privada y universidades funcionariales
        Domingo, 14 Julio 2019
        La vieja dicotomía entre universidades públicas y universidades privadas sigue en vigor. Ambos tipos de universidades...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Sáb07202019

Última actualizaciónDom, 21 Jul 2019 1am

Opinión | Alejo Vidal-Quadras

El suicidio televisado de España

otegi tve eta

Una cuestión muy interesante para entender la política es elucidar cuáles son las verdaderas motivaciones de la actuación de los políticos, las razones, no siempre conscientes, que les animan en sus iniciativas, propuestas y maniobras sobre el volátil y complejo tablero en que se mueven. De entrada, muchas de sus acciones carecen por completo de lógica, sentido de la realidad, coherencia, valor moral y, por supuesto, de relación alguna con el bienestar, la prosperidad o la seguridad de sus votantes. Consideremos, sin ir más lejos, el presente panorama de la vida pública española, un endiablado torbellino de partidos dirigidos por personajes que consumen su esfuerzo y su tiempo en banales juegos de alianzas, contradicciones, conspiraciones, engaños y comedias ante las cámaras y los micrófonos mientras la parte saludable de nuestra sociedad, ajena a sus absurdas piruetas, pugna por producir los bienes y servicios que necesitamos, por desenvolverse en el feroz escenario de la competitividad global y por sacar adelante a sus familias mientras paga con su elevado esfuerzo fiscal los caprichos divisivos, la venalidad reiterada y los despilfarros electoralistas de sus representantes elegidos en las urnas.

Un doloroso ejercicio mental consiste en imaginar cómo sería España sin separatistas que quieren destruirla, sin colectivistas que se afanan en arruinarla y sin terroristas que han asesinado vilmente durante décadas a centenares de inocentes en una muestra de crueldad vesánica más propia de monstruos que de seres humanos. Una España gobernada por servidores del Estado de alta preparación, honradez y patriotismo, que concibiesen el poder como un medio y no como un fin y que antepusiesen siempre el interés superior de la nación a consideraciones personales o partidistas. Este ideal no debe ser necesariamente inalcanzable, porque ha habido etapas en nuestra historia y en la de otros países en las que, sin llegar a la perfección, los acontecimientos han discurrido por caminos próximos a este desiderátum. ¿Por qué, entonces, padecemos hoy el castigo de una clase política superficial y mediocre, únicamente atenta a sus diminutos y desatados egos y a sus voraces ambiciones cortoplacistas?

Se dirá que estos gobernantes tan inadecuados para conducir a sus conciudadanos y para administrar los gigantescos recursos que se ponen en sus manos son los que hemos colocado en sus puestos a través de elecciones por sufragio universal, libre y secreto, y que, por tanto, no tenemos derecho a quejarnos. No son otra cosa, se nos recordará, que el fiel reflejo del cuerpo electoral que los ha encumbrado y que la culpa de que no estén a la altura de su trascendental función es de los que los hemos situado donde están. Su torpeza, su desidia, su superficialidad, su liviano bagaje intelectual, su egoísmo y sus prácticas corruptas emanan de nosotros, no son más que el eco del conjunto de los españoles, que a la hora de seleccionar a sus elites políticas aplican unos criterios de calidad tan poco exigentes como los que se demandan a sí mismos.

Sin embargo, este enfoque fatalista y autodenigratorio es contradicho por la existencia de numerosos casos de talento, empuje, altruismo y heroísmo en la sociedad española de nuestros días, que demuestran que el viejo dicho del poema del Mío Cid sobre la concordancia entre las virtudes del vasallo y del señor es una consoladora verdad. La solución radica, pues, en hallar los mecanismos correctos para que se alcen a las responsabilidades clave del Estado a los mejores de entre nosotros y no a sujetos que van a dar con sus huesos en la cárcel por sus latrocinios, a resentidos patológicos que pretenden reducirnos a todos a la miseria para satisfacer sus frustraciones, a fanáticos malignos que ven con buenos ojos que las causas políticas se propicien con bombas o con tiros en la nuca o a golpistas ciegos de odio emperifollados de lazos amarillos que no cejan en su empeño de liquidar nuestros derechos y libertades.

Ese debiera ser nuestro primordial propósito en estos principios del siglo XXI, el impulso de las reformas estructurales imprescindibles en nuestro modelo territorial, en nuestra arquitectura institucional, en nuestro tejido productivo, en nuestro sistema educativo, en nuestra normativa electoral y en nuestro entramado jurídico para evitar que nuestras instituciones queden en manos indignas o incapaces y para que, por el contrario, sean los más aptos entre nosotros, los de trayectorias probadas de logros significativos y de comportamiento intachable, los que se sienten en el Consejo de Ministros, en el Parlamento y en los Ayuntamientos.

La ominosa entrevista en Televisión Española a un criminal despreciable y su exhibición descarada de su negativa a reconocer sus atrocidades y a pedir perdón por ellas, ha sido probablemente el último aviso previo a la caída en el abismo, la postrera señal para que despertemos y reaccionemos antes de participar por acción perversa o por omisión cobarde en el suicidio de España.

Alejo Vidal-Quadras [Twitter: @VidalQuadras]
Político. Exvicepresidente del Parlamento Europeo y exSenador | VozPópuli

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.