bwin banner

Pedro J. Ramírez, la muerte de un periodista

No se sabe exactamente cómo ni cuándo ocurrió pero Pedro J. Ramírez murió lentamente sin que nadie se enterara y lo más triste, sin que nadie lo echara de menos. Pedro J. Ramírez fue uno de los mejores periodistas de España y uno de las cinco personajes que yo admiraba pero evidentemente el paso de los años deja heridas, cicatrices y secuelas que sin duda las más terribles son las que no se ven por estar ocultas por la caja craneal. Sus efectos son la degeneración senil, paso previo a la triste demencia senil.

Leer más...

Canadá, ese país tan guay

Desde el 1 de enero de este año 2023 los extranjeros ya no pueden comprar una primera residencia en Canadá. Excepción hecha de segundas residencias (millonarios welcome), extranjeros residentes y refugiados. Esta fue la una de las promesas del actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para su reelección en 2019.

Leer más...

Tiranía progre contra el hombre blanco heterosexual

Sin más: cada día te enfrentas a una - política, mediática, social... - autoritaria e intolerante, totalitaria y liberticida, enloquecida y psicótica progresía. Llámala woke, si te place. Todo lo consienten menos a ti. Te recuerdan tu ontológica "culpa" , de dimensiones cuasi teológicas. Sin expiación ni redención posible.

Leer más...

Elogio de Eva Kaili

Han pillado a la vicepresidenta quinta del Parlamento Europeo implicada en una trama de corrupción y lavado de dinero procedente de Catar, según todas las informaciones. Antes de nada, me pregunto para qué se necesitan tantos vicepresidentes…

Leer más...

Cultura de la violación

Cultura de la violación es sacar a los violadores y pederastas a la calle antes de tiempo.

Uf, menos mal que arribaron Irene y el resto de chupópteras redentoras, tan lerdas como inútiles, a echar un cable (¿al cuello?) a las mujeres españolas. Da gusto, gustazo diríase, ver como se han rebajado las penas por violación, y salen violadores a la puta rúe mucho antes de lo que debían, con la liberticida basura de ley del “solo es si”. Tan feminista tal bazofia leguleya.

Leer más...

Irene Montero y su insufrible sectarismo

Mientras este país se debate en medio de una de las mayores crisis de su historia, nuestra clase política –clase en el más estricto sentido de la palabra- se dedica a la descalificación y al insulto. Interminables broncas por asuntos que a casi nadie interesan y que, desde luego, no tienen su origen en los problemas que verdaderamente nos afectan. Entre unos y otros, se están haciendo imposibles tanto la convivencia política como la cohesión social. Los partidos políticos son incapaces de alcanzar pactos generales, de todo punto necesarios para hacer frente a todo lo que se nos está viniendo encima. En muy pocas ocasiones se ha visto en España un abismo tal entre lo que realmente preocupa a la ciudadanía y la árida actuación de sus representantes.

Leer más...
Mostrar más publicaciones

Últimas noticias