Paula Badosa alcanza su tercer título tras coronarse en la final de Sídney

Paula Badosa continúa imparable en su línea de ascenso. La tenista catalana acaba de firmar su tercer título después de ganar la final de Sídney frente a la checa Barbora Krejcikova en un partido disputadísimo: 6-3, 4-6 y 7-6 (4). Se trata de una victoria que se suma a las conseguidas el pasado curso en Belgrado e Indian Wells y que impulsa a la jugadora hasta el puesto número seis del ranking mundial.

Más de 2 horas fueron necesarias para resolver este apretado duelo en el Ken Rosewell Arena. Arrancó el primer set con Badosa haciendo de las suyas, manteniendo el pulso desde lo más profundo de la pista y cortando con solvencia cada uno de los ataques de Krejcikova. Así resolvió la española esta primera manga, con un dominio claro que intentaría mantener en el segundo set. No sucedió así. La tenista checa se rearmó a base de insistencia hasta imponer la cuota de suspense que se espera de las grandes finales. Todo tuvo que resolverse en un tercer set marcado por la igualdad; tras un agónico intercambio de puntos de break, llegó el revés definitivo de Badosa. Victoria y tercer triunfo grande que se lleva a casa la de Barcelona.

El juego imaginativo de Krejcikova, que además es experta en la apertura de espacios, no arrugó en ningún momento el despliegue físico de la española. Llega así este triunfo para certificar que el porcentaje de acierto frente a la tenista checa es hasta la fecha del cien por cien. Ambas ya se midieron el pasado año en el Madrid Open (6-1 y 7-5) y en el Masters de Indian Wells (1-6 y 5-7), dos citas que Badosa superó llevándose la victoria con una pegada muy estable y una resistencia mental de primer nivel.

En declaraciones realizadas tras este último choque en la final de Sídney, Paula Badosa destacó de sí misma el avance que ha ido experimentando en el plano psicológico desde hace un par de años. La tenista ha pasado de proyectar una imagen profesional más vulnerable a convertirse decididamente en una sólida rival que aspira a ganar todo lo que juega. Se trata de un trabajo interno que ha venido combinándose muy bien con el buen hacer de su entrenador, Jorge García, que ha ayudado a la jugadora a sufrir menos ante oponentes como Krejcicova en superficies tan duras, donde la técnica no es precisamente lo prioritario.

Comienza así una temporada prometedora para Paula Badosa, a las órdenes del técnico valenciano y con la esperanza puesta en el corto plazo, como siempre asumen los ganadores la competición. La catalana llega en un estado de forma envidiable a la que será su próxima cita en este mes de enero: la primera ronda del Open de Australia. En esta ocasión, llegará el turno de enfrentarse a la tenista local Ajla Tomljanovic, que ocupa el puesto número 43 de la WTA. La pista del Melbourne Park se plantea así como el próximo escenario donde pescar un nuevo título, asunto de alta probabilidad, teniendo en cuenta los precedentes.

La cita australiana comienza a generar ya los primeros pronósticos en la nueva casa de apuestas, donde las cuotas iniciales señalan a la tenista catalana como una de las favoritas. Aunque todo está por ver, lo cierto es que las estadísticas apuntan a un hecho incontestable: Badosa acumula en el último año una escalada portentosa en la clasificación mundial, pasando de la posición número setenta y uno a ocupar plaza en el tramo más selecto, codeándose con figuras como Garbiñe Muguruza, Ashleig Barty o Aryna Sabalenka.

Autor: Irene Franco