▶️ Neymar, expulsado por dar un puñetazo a un rival: 'Eres un mono, hijo de puta'

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

El clásico francés disputado en el Parque de los Príncipes condenó al París Saint Germain, superado por el Olympique Marsella (0-1) en un duelo bronco de principio a fin que terminó con cinco expulsados, tres del conjunto parisino y dos de su rival, a causa de una trifulca final.

Malos modos, pérdidas de nervios y cuentas pendientes entre todos los jugadores enredaron el tramo final del choque, desatado después de un encuentro con duras entradas, acusaciones verbales y desafíos.

Al final, Leandro Paredes y Lanvin Kurzawa del PSG y Jordan Amavi y Dario Benedetto del Marsella fueron expulsados por Jerome Brisard. El VAR, a continuación, advirtió de un comportamiento antideportivo de Neymar. El árbitro lo revisó y el brasileño se marchó a la caseta también antes del final.

En su camino a vestuarios, Neymar habló con el cuarto árbitro y acusó Álvaro González, ex de Villarreal y Espanyol entre otros, de racista. "Le pegué porque en racista", dijo. Antes, Di María había escupido al defensa español.

El rifirrafe prosiguió a través horas más tarde a través de las redes sociales de los protagonistas. "Ahora quiero ver la imagen del racista llamándome 'mono hijo de puta'... Yo fui expulsado ¿y él?", se preguntaba el antiguo delantero del Barcelona.

Álvaro, por su parte, defendió la integridad de su trayectoria. "No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día", publicó el central, en una fotografía donde posaba con futbolistas negros. "A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo", agregaba.

Neymar replicó casi de forma inmediata con toda crudeza: "No eres hombre para asumir tu error". "¡No te respeto! ¡No tienes carácter! Asume lo que dices... Sé un hombre. Racista", insistía.

El partido había sido tenso en todo momento, pero la tangana estalló en los últimos instantes. Tras una falta en medio campo los jugadores de ambos equipos se enzarzaron en una pelea en la que se vieron empujones, patadas y algún puñetazo. 

En medio de la confusión, Neymar golpeó con el puño a Álvaro en la cabeza y por la espalda. El árbitro vio la acción en el VAR y expulsó al brasileño.

Todos estos desvaríos fueron el triste colofón a un partido desequilibrado a la media hora. Una falta ejecutada desde la zona de tres cuartos por Dimitri Payet fue rematada por Florian Thauvin, que se adelantó a la zaga y por el palo corto superó a Sergio Rico.

Tuvo ocasión de empatar en varias acciones el equipo parisino, sobre todo por el talento de Neymar. Perdió con el Lens, recién ascendido, el pasado jueves y ahora con el Marsella, que llevaba una década sin ganar en París a su rival.

Sin Kylian Mbappe, Marquinhos y Mauro Icardi, aún en cuarentena por el positivo en Covid-19, el conjunto de Tuchel quedó en manos de la inspiración de Neymar y el empuje de Di María, que volvieron tras pasar sus dos semanas aislados.

En un partido intenso y bronco el campeón francés no disimuló su impotencia ante un adversario bien armado que evitó cualquier contratiempo y desquició a su rival, impotente hasta el final y sin puntos después de dos jornadas disputadas.

Neymar tiene el bicho (y no es una ETS)


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.