Negreira dirigía 'la mafia' de los árbitros desde el bar de su mujer en Barcelona

Nirvana

El exvicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), José María Enríquez Negreira, daba "consignas" a los colegiados antes de arbitrar al Barça en un bar de Barcelona que regentaba su pareja. El local se llamaba "La Torrada" y se encontraba en la calle San Antoni María Claret nº 209 de la ciudad condal.

El Juzgado de Instrucción nº 1 de Barcelona investiga en el marco del caso Negreira el pago del Barça de 7,3 millones de euros al que fuera vicepresidente del CTA, entre 2001 y 2018. Según la Fiscalía, el Barcelona pagó a Negreira para que realizase "actuaciones tendentes a favorecer al FCB en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase el Club, y así en los resultados de las competiciones".

Honey Girls Club

Fuentes arbitrales que acudieron al bar "La Torrada" junto a Negreira consultadas por Libertad Digital recuerdan que "organizaba dos tipos de reuniones en el local que regentaba su pareja. En primer lugar, se reunía el día antes de los partidos con los colegiados que iban a pitar al F.C. Barcelona y al Espanyol para darles consignas y directrices antes del encuentro. Negreira también organizaba reuniones con los árbitros del Comité Catalán dos o tres veces al año. En esos encuentros, comentaba sus calificaciones de la temporada, que guardaba siempre en un cuaderno de contabilidad que llevaba con él".

"En ocasiones, también despachaba con cada árbitro sobre sus notas en una habitación de hotel. Negreira tenía mucho poder en el CTA y llevaba el día a día de los colegiados. Tenía acceso a todos los documentos, informes y calificaciones incluidas. Controlaba todo", añaden.

Las mismas fuentes consultadas por LD denuncian que "los árbitros de Primera División se veían obligados a ir al bar de Negreira porque era el jefe. Sucedía igual que con el coaching del hijo de Negreira, Javier Enríquez, los árbitros se veían obligados a contratar sus servicios y pasar por caja. Había que pasar por el bar y dejarse ver, era muy importante".

"’La Torrada’ era un bar de barrio muy cutre y pequeño, que llamábamos de forma irónica el ‘Txistu de Barcelona’. Nada más entrar había una barra a la izquierda y al fondo un patio interior con mesas y sillas de camping. Durante la semana había menú, pero cuando íbamos nosotros nos ponían carne y jamón serrano en lonchas del súper, recién sacado del sobre, era vergonzoso. Después nos cobraba unos 35 euros a cada uno, mucho dinero para la calidad de la comida y del local", apuntan.

"La pareja de Negreira estaba siempre detrás de la barra y tenía algún empleado más. Cuando íbamos a "La Torrada" manteníamos muchas conversaciones con Negreira relacionadas con el fútbol y el arbitraje en un ambiente muy desenfadado. Junto al vicepresidente del CTA también acudían al bar importantes directivos de la Federación Catalana y otros amigos árbitros suyos", concluyen.

The Play Clubs

Esta ‘cuartel general de Negreira’ en Barcelona estuvo abierto unos 4 o 5 años aproximadamente desde el año 2009. Finalmente, bajó la persiana y en su lugar se abrió un restaurante asiático de tapas, que continúa en la actualidad.

El poder de Negreira en el CTA

El titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, denunciaba la existencia de una corrupción sistémica en el Comité Técnico de Árbitros (CTA).El instructor hacía esta apreciación en un auto hace dos semanas en el que además confirmaba la personación del Real Madrid como perjudicado en la causa.

El instructor afirmaba que "se presume por pura lógica que el FC Barcelona no pagaría al Vicepresidente Negreira en torno a 7 millones de euros desde el año 2001 si no le beneficiara, pero no por la bondad de los informes en sí mismos, sino por la condición de Negreira como miembro de la terna de vicepresidentes del CTA, cuya función no era simplemente representativa, como ha indicado el Sr. Medina Cantalejo, actual presidente del CTA, sino que ejercía funciones de relevancia significativa en la calificación y designación de los árbitros".

Fuente original. Libertad Digital

Autor: Libertad Digital

Últimas noticias