Joan Laporta, nuevo presidente del Barça: gana las elecciones con el 54,2% de los votos

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Joan Laporta vuelve a presidir el FC Barcelona once años después de que se extinguiera su primer mandato en 2010. El regreso es avasallador, como lo fue en el inicio de su etapa que empezó en 2003 con el 52,6% de los votos. Esta vez, frente a solo dos candidatos (Víctor Font y Toni Freixa), se ha impuesto con la contundencia que se intuía en las predicciones y un apoyo social aún mayor para afrontar su segunda etapa.

Laporta obtuvo 30.184 votos (54,2%) del total, Font sumó 16.679 (29,9%) y Freixa fue el que menos apoyo recibió (4.769 y el 8,5%). La participación fue del 50,42% (55.611 socios). Los votos en blanco fueron 351. Los nulos se dispararon hasta los 3.628; de ellos, más de 3.000 eran de los emitidos por correo y carecían de un certificado obligatorio que debía incluirse para ser válidos.

Laporta no superó el récord de su sucesor, Sandro Rosell (61,3%) en el 2010, como presidente más votado de la historia. En cualquier caso, obtuvo esta vez más votos que los recibidos hace 17 años (27.138) lo que refuerza su posición. Rubricada, además por el gesto de sus contendientes, con quienes se saludó y abrazó retratando un inicio que se caracterizará por la paz social.

«Tenemos que sumar esfuerzos y estar con el nuevo presidente. Estamos muy orgullosos que después de unas elecciones, con la rivalidad que ha habido, nos haya unido», dijo Font. «Felicito a Laporta por esta victoria que no admite discusión. Es la voluntad del socio y ahora apoyaremos al presidente, como hemos hecho desde el 2015. Esta vez no será distinto», rubricó Freixa.

La mascarilla con el 14

El triunfador agradeció el detalle de sus rivales en las urnas y lanzó varios mensajes. El primero fue visual. Los miembros de su candidatura y quienes no lo eran (se coló por ejemplo, Xavier Sala Martín) lucieron mascarillas naranjas con el 14.

«Somos una candidatura desacomplejadamente cruyffista», corroboró, antes de emplazar a la masa social a preguntarse qué pueden hacer por el club, además de amarlo. «Que nadie sufra. Superaremos todas las dificultades y seguiremos siendo los propietarios del club», proclamó, en una alusión implícita a la virtual bancarrota de la entidad. La deuda bruta es de 1.173 millones de euros, con unas obligaciones de pago a corto término superiores a los 730 millones y una proyección de ingresos que será inferior (alrededor de 650 millones) al presupuesto de gastos: 831 millones.

La candidatura es cruyffista, pero también messista. Laporta tendrá que negociar la continuidad del capitán y empezó a preparar el terreno: «Hace 20 años un niño llamado Leo Messi debutaba con el infantil B y hoy ha venido a votar con su hijo. Eso significa que somos una gran familia».

El retorno del abogado barcelonés, de 58 años, representa el cierre del paréntesis que se inició con Rosell y continuó con la sucesión dinástica tras ceder el poder de Bartomeu, revalidado en las urnas en el 2015. Laporta perdió aquella contienda y se prometió a sí mismo que volvería a intentarlo. Seis años después, reabre las puertas del Camp Nou con un triunfo incontestable.

El grupo de Laporta empezó a celebrar el triunfo horas antes de recibir los resultados oficiales. Desde poco antes de las nueve de la noche se ofreció el sondeo de TV3 y Catalunya Ràdio en el que le daban por claro vencedor con un 58,3%. Los cánticos empezaron a escucharse desde fuera de los boxes habilitados para cada candidato, muy próximos entre sí.

El avance de las firmas

La diferencia era insalvable antes de que se iniciara el conteo. Freixa, finalmente, quedó el último. Ni siquiera se acercó a Font, y sus victorias en las encuestas de Twitter le devolvieron a la realidad que se dibujaba desde que Laporta anunció que se presentaba y hubo el filtro de las firmas. El expresidente dobló (9.625 avales), las de Font (4.431) y Freixa (2.634). Quedaron fuera, sin pasar el corte, otros seis aspirantes.

La candidatura de Laporta, a quien acompañan 15 directivos (la única mujer, Elena Fort tiene el carnet más antiguo de todos), dispone de diez días para presentar un aval de 124,6 millones de euros, que corresponde al 15% del presupuesto de esta temporada del club (831 millones) y hacer efectiva y oficial la toma de posesión, que se retrasará a finales de esta semana.

Quinto presidente con dos mandatos

Al afrontar su segundo mandato, el líder de Estimem el Barça será el quinto presidente del Barça en repetir mandato, después de que en sucesivos periodos de la historia del Barça, volvieran a retomar el cargo el fundador Joan Gamper (cinco veces fue el máximo dirigente), Gaspar Rosés (tres), Joan Coma y Enric Piñeyro (dos). Fueron idas y vueltas más cortas en el tiempo, aunando la voluntad de ayudar al club y la valentía de enfrentarse a una situación delicada.

Más no puede serlo ahora, aunque la reacción del equipo, asentado en la cabeza de la Liga y la épica clasificación para la final de Copa, alegra, al menos, el humor general del culé. El club está en la ruina, con una deuda bruta de 1.200 millones, con unas obligaciones de pago a corto término superiores a los 730 millones y una proyección de ingresos que será inferior (alrededor de 650 millones) al presupuesto de gastos: 831 millones de euros.

Bartomeu ha dejado, además, la ruina moral y ética, plasmada con su detención el pasado lunes por la presunta comisión de malversación de fondos y administración desleal en la que están involucrados la cúpula directiva y ejecutiva por acción u omisión. Con este panorama abrirá la puerta Laporta para inaugurar –mejor dicho, reconstruir- un nuevo Barça.

Josep María Bartomeu, expresidente del Barça, detenido


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.