Puigdemont exigió al Barça 2,6 millones de euros para financiar la independencia de Cataluña

No les bastaba con que el club azulgrana emitiera comunicados a favor del supuesto "derecho a decidir" intentando hacer equilibrios imposibles entre la equidistancia. Tampoco que algunas de sus estrellas se mostraran afectas a los partidos que preparaban el golpe de Estado separatista. Ni que las instalaciones estuvieran a su servicio para conciertos, manifestaciones y otras exhibiciones. Los dirigentes del proceso independentista querían más, querían que el F. C. Barcelona fuera una herramienta al servicio de la causa.

De ahí que intermediaros que decían hablar en nombre de Puigdemont exigieran al presidente de la entidad azulgrana que "fichara" a cuatro individuos a razón de sueldos anuales de entre 100.000 y 120.000 euros que se limitarían a cobrar sin aparecer por las oficinas del club. Según revela El Mundo, el presidente Josep Maria Bartomeu fue requerido por el entorno de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas para que contratara a esos cuatro sujetos. La información procede, según el citado diario, de fuentes directas conocedoras de los tejemanejes y del material extraído por los Mossos d'Esquadra de dispositivos electrónicos intervenidos en la causa del "Barçagate", alusiva a la contratación de una empresa para criticar a los jugadores en las redes sociales.

Según estas informaciones, Bartomeu habría replicado a sus interlocutores que si Puigdemont quería algo que le llamara directamente, aunque les anticipó que no prestaría el club para ese enjuague. Tampoco para la contratación de empresas que facturarían trabajos ficticios para la entidad.

"Puro patriotismo"

Bartomeu trató de zafarse de las presiones aduciendo que el club ya se había manifestado a favor del derecho a decidir y acentuando su "patriotismo", pero le sirvió de poco. Por "patriotismo" se le exigieron 2,6 millones de euros para pagar las fianzas de Artur Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs por el primer referéndum separatista, el del 9 de noviembre de 2014. Un enviado de Núria de Gispert, expresidenta del parlamento catalán que controlaba la caja de solidaridad, pidió a Bartomeu tal cantidad en los siguientes términos: "Tenéis que darnos 2,6 millones por patriotismo. Nos están embargando las casas".

"Soy súper patriota, pero no puedo tomar una decisión de ese tipo", replicó Bartomeu. El entonces presidente culé se comprometió a llevar el asunto a la asamblea de compromisarios, pero sus interlocutores no querían que trascendiera la petición públicamente.

Mientras tanto, las estrellas del equipo de fútbol incluían cláusulas anti-independencia en sus contratos mediante las cuales quedaban libres de cualquier compromiso si el Barça no jugaba la Liga, tal como pretendían los separatistas en caso de que el intento de secesión hubiera culminado con éxito.

Socios del Barça empiezan a darse de baja por los guiños del club al separatismo

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.