Australia expulsa a Novak Djokovic del país tras negarse a vacunarse contra el Covid

THE PLAY MD

Los abogados del 'número uno' del tenis mundial han recurrido ante la justicia australiana la revocación de su visado y el país ha aceptado retrasar la decisión sobre su deportación.

Los abogados de Novak Djokovic han recurrido ante la justicia australiana la revocación del visado del serbio para entrar al país y, por el momento, las autoridades han aceptado retrasar su deportación hasta el lunes.

La exención médica concedida por la Federación Australiana de Tenis no ha sido suficiente para que Djokovic pueda disputar a partir del día 17 el primer Grand Slam del curso sin problemas. El Gobierno del país le detuvo en la frontera. Las fuerzas fronterizas emitieron un comunicado en el que señalaron que "no cumplió con los requisitos de entrada al país", por lo cual su visa fue cancelada.

El jugador serbio ha sido trasladado esta mañana al Hotel Park de la ciudad de Melbourne, que también aloja a un grupo de solicitantes de asilo que han sido detenidos por las autoridades de inmigración, tras más de ocho horas declarando.

El 'número uno' del tenis mundial fue retenido e interrogado durante más de ocho horas a su llegada al aeropuerto Tullamarine de Melbourne por irregularidades con el visado. Su equipo no había solicitado la documentación demandada cuando se pretende entrar en Australia sin estar vacunado contra el Covid. Según el periodista serbio Sasa Ozmo, se le aisló en una habitación del aeropuerto y no se le permitió utilizar su teléfono móvil.

"No tengo ni idea de lo que está pasando. Tienen a mi hijo retenido desde hace cinco horas", dijo su padre Srdjan, antes de que se conociese la decisión de deportarle. "Esta es una lucha por el mundo liberal, no sólo por Novak, sino por el mundo entero", agregó, en palabras recogidas por el diario australiano The Age.

Toda Sebia, pendiente de su ídolo

La deportación llevó a intervenir al presidente de Serbia, Aleksander Vucsic, quien dijo en su cuenta de Instagram que "toda Serbia" apoyaba a Djojovic. "Nuestras autoridades están tomando todas las medidas posibles para detener la intimidación del mejor tenista del mundo en el menor tiempo posible", agregó, apelando al Derecho Internacional.

La decisión se tomó cerca de la medianoche española, pero las manifestaciones de distintas personalidades políticas no presagiaban nada bueno para el nueve veces ganador del torneo. Jaala Pulford, ministra de Deportes del estado de Victoria, había sido rotunda: "Siempre hemos sido claros en dos puntos: la aprobación de la visa es asunto del Gobierno federal y las exenciones médicas son asunto de los doctores".

Las palabras de Karen Andrews, ministra australiana del Interior, a través de un comunicado hecho público en la mañana, iban en similar dirección: "Si bien el Gobierno de Victoria y Tennis Australia pueden permitir que un jugador no vacunado compita en el Abierto de Australia, es el Gobierno de Australia el que hará cumplir nuestros requisitos en la frontera australiana".

"Las reglas son las reglas"

Scott Morrison, primer ministro australiano, fue contundente, ya con los hechos consumados: "El visado del señor Djokovic ha sido cancelado. Las reglas son las reglas. Nade está por encima de ellas", expresó en su cuenta de Twitter. Sus palabras representaban un cambio de posición con respecto al martes, cuando comentó que los oficiales actuarían de acuerdo con la exención facilitada a Nole. Se había creado en Australia un clima cercano a la indignación, en un momento en el que la pandemia azota de nuevo.

El silencio del jugador sólo ha contribuido a enmarañar más la situación y a aumentar su impopularidad en un país que viene superando el medio millón de contagios semanales por Covid. Craig Tiley, director del primer torneo del Grand Slam de la temporada, comentó que sería bueno que el jugador explicase los motivos por los que se le ha concedido la exención médica, después de que él no lo hiciera por respeto a la privacidad del tenista. 

Una de las hipótesis que se manejaba era que hubiera logrado el permiso por haber contraído la enfermedad en los últimos seis meses. La Federación Australiana confirmó que la mayoría de las 26 peticiones de exención médica solicitadas se fundamentaban en este argumento.

Nole pasó por primera vez el coronavirus en junio de 2020, durante un torneo de exhibición que organizó en Belgrado. Meses antes, se había manifestado contrario a la obligatoriedad de las vacunas. Desde entonces, no ha vuelto a pronunciarse. Era el gran favorito del torneo para tomar ventaja en el pulso que mantiene con Nadal y Federer por terminar su carrera con más de los grandes.

Djokovic, descalificado por 'machista' del US Open: le dio un pelotazo a la juez de línea

• SÍGUENOS EN TELEGRAM 

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes