▶️ VÍDEO. Polémica racista en el Cádiz-Valencia: 'Negro de mierda'

La lucha del día a día, racismo

El pasado sábado 3 abril se vivió el encuentro Cádiz-Valencia en la jornada 29. Un partido que se daba con normalidad, pero que se vio interrumpido por un comentario racista sobre el terreno de juego. Mouctar Diakhaby, el jugador del Valencia recibió el insulto de “negro de mierda” por parte de Juan Cala.

Lo sorprendente en esta historia es saber quién fue sancionado y quién no. Pues bien, el que recibió la tarjeta amarilla fue Diakhaby y no Cala como todos se esperaban a que por lo menos, y como mínimo, tuviese un llamado de atención. Verdaderamente sorprendente. Es decir, el jugador además de recibir tal insulto, se lleva una amonestación de regalo. Simplemente la Liga Santander.

Ante tal incredulidad el balón de juego se paró. Diakhaby abandonó el terreno de juego cabreado, no es para menos, y arropado de todos sus compañeros se dirigió al vestuario negándose a seguir con el encuentro. Algo completamente lícito y ejemplar. Pero tras este parón de apenas unos veinte minutos, los mismos jugadores que se negaban a jugar, saltaban nuevamente al campo para continuar con el partido, eso sí, con un cambio entre sus filas, el de Diakhaby.

Ante ello, todos nos preguntábamos y todavía nos preguntamos por qué. Por qué volver cuando están haciendo un acto de protesta. Como en toda historia, hay dos versiones. La primera de ellas la de los jugadores y la del club valenciano. Según ellos, el árbitro les hacía saber a los futbolistas las consecuencias de no volver al terreno de juego, la pérdida de tres puntos. La otra versión de la historia es la del Comité Técnico de Árbitros que según ellos, no hubo ningún tipo de amenaza por su parte para que el partido se reanudara.

Sin duda una historia con lagunas. Es decir, es evidente que una de las dos partes tiene que estar mintiendo ya que ambas versiones sobre la misma historia, no encajan. Unos acusan a los otros y los otros dicen que no es así. Es como quien se quita o se quiere quitar el marrón de encima.

A ello se suma lo siguiente. Las declaraciones de Juan Cala sobre los hechos, pero dos días después del incidente. 48 horas de reloj tardó en dar la cara a los medios de comunicación para dar su versión. En defenderse ante el revuelo mediático para desmentir una y otra vez ese insulto que no volveremos a repetir. La cuestión es la siguiente, por qué esperar tanto para exculparse y mostrar su inocencia. Es decir, si uno está convencido sobre algo que no ha hecho, aclara el asunto en el momento, en este caso, en cuanto terminase el encuentro. Por lo cual, por qué hacerlo tan tarde y sobre todo, con argumentos vacíos como ya hemos visto en otras personas tipo “cómo voy a ser racista si tengo amigos negros”.

Quizás la liga de Tebas debería tomar medidas ante estos actos racistas que llevan sufriendo los jugadores durante años. Quizás se debería de tener como modelo a seguir otras competiciones internacionales como lo es la Premier Legue, que lleva varios años combatiendo este acto como institución y que lo hace a través de medidas severas. Ejemplo de ello las repercusiones que hará por los abusos y discriminaciones a través de las redes sociales. Pero parece ser que queda en ello, en un quizás.

Vivimos en una sociedad que dice ser avanzada, pero cómo lo va a ser si no entendemos las cosas más simples. Parece ser que todavía no se entiende que discriminar a alguien por su color de piel o su lugar de origen, es inadmisible. No hay lugar para el racismo. Cuando entendamos cosas tan básicas como esta, avanzaremos. Mientras tanto, nos quedaremos estancados.

El PSG-Istambul, suspendido: el cuarto árbitro llamó 'negro' a un negro

Autor: Vannia Alvarado

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.