Última actualizaciónVie, 29 May 2020 7pm

Mediterráneo Digital | Deportes

La confesión del árbitro de la Final de la Champions League que el Real Madrid le ganó al Atlético

Mark Clattenburg Liga de Campeones, Mark Clattenburg Champions League, Mark Clattenburg Real Madrid Atlético

Mark Clattenburg es un árbitro británico que dirigió la final de la Liga de Campeones del 28 de mayo de 2016 que se disputó en Milán entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid (1-1). Un título que acabó ganando en los penaltis el equipo blanco, que se adelantó en el marcador con un gol de Sergio Ramos y empató Carrasco para los rojiblancos. Fue la noche de 'La Undécima'.

Clattenburg repasó en el diario Daily Mail cinco jugadores a los que más le ha costado controlar sobre el césped y en ese grupo sitúa a Pepe, ex del Real Madrid. Al recordar una anécdota con el central, reconoció que él y su equipo se equivocaron al dar como válido el gol de Sergio Ramos. “En esa final, el Real Madrid se puso 1-0 en la primera parte pero el gol fue en fuera de juego por muy poco. Nos dimos cuenta en el descanso. Era una acción difícil y mi asistente falló”, reconoció en el diario británico.

De este error intentó sacar provecho y le sirvió para ‘controlar’ a Pepe cuando le señaló penalti en contra al derribar a Fernando Torres. “Pepe hizo una falta sobre Torres. Estaba furioso y me dijo en perfecto inglés: “Eso no es penalti nunca, Mark” Le dije: “Vuestro primer gol no debería haber subido al marcador” y se calló. La gente pensará que es raro, porque dos errores no hacen un acierto. Los árbitros no pensamos así, pero los jugadores sí. Sabía que si le decía eso aceptaría la situación. No era nada divertido arbitrarle, tenías que estar vigilando constantemente”, añadió el colegiado.

Durante esa final, Clattenburg explicó que Pepe fue de los que más problemas le dio y recuerda el momento en el que le sacó la lengua después de chocar con Carrasco. “Cuando lo hice estaba pensado ‘¿Así de flojo eres para ser tan grande?’. Pepe estaba rodando por el suelo, actuando. Lo intentó dos veces para ver si expulsaba a algún jugador del Atlético. Otro árbitro hubiera picado pero yo había hecho los deberes. Aunque intentaba no dejarme llevar por los prejuicios, conocía bien su forma de pensar y me hizo falta para intentar llevarle. Es un jugador del que no puedes fiarte. Un partido podía estar siendo fácil y, de repente, él hacía algo”.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.