Piqué se hace un 'Farruquito': la Guardia Urbana lo pilla conduciendo sin carnet
Última actualizaciónDom, 23 Feb 2020 2pm

Mediterráneo Digital | Deportes

Piqué se hace un 'Farruquito': la Guardia Urbana lo pilla conduciendo sin carnet

pique coche

La Guardia Urbana de Barcelona ha denunciado este viernes a Gerard Piqué al descubrir que circulaba sin puntos del carné.

Según ha informado Ser Catalunya, los agentes han parado a Piqué en una calle del Eixample poco antes de las 15.00 horas. Han comprobado que el futbolista circulaba sin puntos en su carné de conducir y que le habían sido retirados por otras infracciones.

Ante esta situación, los agentes han denunciado al futbolista por conducir sin puntos, que según sentencias recientes del Tribunal Supremo ya no se considera una falta administrativa, sino un delito contra la seguridad vial que podría ser penado con multa de hasta 288.000 euros, horas de servicio a la comunidad de 31 a 90 días o penas de prisión de hasta seis meses. En este tipo de situaciones, la policía puede inmovilizar el vehículo si no hay conductor alternativo y llevarlo al depósito pero en este caso, fuentes cercanas al caso, explican que alguien ha ido a recoger el vehículo.

No es la primera vez que Piqué se ve envuelto en un conflicto con la Guardia Urbana. La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Barcelona le condenó en marzo de 2015 al pago de una multa de 10.500 euros por increpar y dirigirse de forma airada y despectiva a dos agentes.

Piqué se enfrenta a la policía en una discoteca: 'Sois unos chulos españoles'

Los hechos tuvieron lugar el 13 de octubre de 2014. El jugador se encontraba como pasajero de un vehículo mal estacionado, concretamente en un carril bus en la calle Ramón Trias Fargas de Barcelona, a la salida de una discoteca del puerto olímpico de Barcelona.

Un agente le advirtió que iba a sancionarle y el central le increpó “en tono airado y despectivo”. Entre las frases que figuraban en la resolución estaban que lo hacía “por tocar los huevos” y que la multa “la iba a pagar su padre”. También arrojó a los pies del agente la denuncia.

En la sentencia por aquel caso, la titular del juzgado de instrucción número 5 de Barcelona recriminó al central azulgrana su “actitud despectiva y de agresividad verbal y gestual” hacia los agentes que se disponían a multar a su hermano.

A la hora de cifrar la cuantía de la condena, por una falta contra el orden público por ofensa a los agentes de la autoridad, la juez optó por la cifra propuesta por la acusación particular ejercida por los dos urbanos, que pidió 10.500 euros, frente a los 900 que reclamó la fiscal, al tomar en consideración la boyante situación económica del futbolista.

Piqué, condenado a pagar 10.500 euros por insultar a la Guardia Urbana

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.