Mediterráneo Digital | Deportes

¡El Espanyol, a Europa!

rcde

Si después de perder el derbi en el Camp Nou, allá por la jornada 29, le hubiesen dicho al Espanyol que se iba a clasificar para la Europa League, las carcajadas habrían inundado Cornellà-El Prat. Los de Rubi estaban entonces a nueve puntos de la Europa League y a sólo seis del descenso, la verdadera preocupación en ese momento. Pero tras cinco victorias y cuatro empates en los nueve últimos partidos de Liga, es el Espanyol el equipo que acompañará al Getafe y al Sevilla en la próxima edición de la segunda competición continental.

El equipo de Rubi hizo en esta última jornada lo que tenía que hacer, derrotar en su campo a la Real Sociedad (2-0) y esperar a que el Sevilla sumara los tres puntos frente al Athletic (2-0). Le salió redonda la jugada a un Espanyol que regresa a Europa 12 años después de su última participación, en la que alcanzó la final de la Copa de la UEFA, aquella que perdió, precisamente, contra el Sevilla, el equipo que este sábado le echó un cable para lograr tan esperado objetivo.

Aunque, en realidad, fue el Athletic quien se hizo el harakiri cuando lo tenía todo de cara. Gaizka Garitano logró sacar al conjunto rojiblanco del pozo del descenso y le llevó hasta la pugna por Europa. La temporada, sin embargo, se le ha acabado haciendo demasiado larga y la ha finiquitado de forma cruel. Le bastaba con empatar en el Pizjuán ante un Sevilla que pronto subo que de nada le servía ganar, porque no le iba a dar para descabalgar al Valencia de la cuarta plaza.

Durante toda la primera parte, en el Pizjuán se vio a dos equipos sin demasiado interés por marcar un gol. Así fue hasta que Dani García se lo puso tan en bandeja a Ben Yedder que... El centrocampista, inexplicablemente, cabeceó en dirección a su propia portería. Herrerín sacó el balón como pudo y el franco-tunecino aprovechó el regalo para adelantar a su equipo a puerta vacía.

Esa derrota le seguía valiendo al Athletic, ya que en Cornellà continuaba el empate a cero. Sin embargo, en siete minutos, entre el 58 y el 65, el Espanyol marcó dos goles (de Rosales y Wu Lei) que sacaron de la pelea a la Real Sociedad, que podía ir a Europa si ganaba y el Athletic perdía, y obligaban al conjunto bilbaíno a marcar un gol para no quedarse fuera.

Toda la atención pasó al choque de Sevilla, donde el equipo de Garitano era pura impotencia ante un rival al que le daba igual ganar o empatar, porque era indiferente para su participación europea el año que viene. El Athletic a punto estuvo de lograr su objetivo en el descuento, con un remate de Iñigo Martínez que se estampó en el larguero. En ese mismo contragolpe, Munir marcó el segundo del Sevilla, sin duda más celebrado en Cornellà que en el Pizjuán. Por segunda temporada consecutiva, no habrá ningún equipo vasco en competición europea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.