sabadell aficion coronavirus

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

La afición del Sabadell celebró de forma eufórica el ascenso a la Segunda División tras superar al Barcelona B en una final agónica. Lo hizo olvidándose de las indicaciones sanitarias y en plena expansión del coronavirus.

El pitido final del partido, una remontada por 2 a 1 cosechada en la segunda mitad, fue la espoleta que prendió la mecha para que la ciudad se lanzara a las calles.

Sabadell se descontroló. Los aficionados tomaron las principales vías y las fuentes de la villa con la alegría desbordada por ver a su equipo otra vez en Segunda. Una marea de gente abarrotando el centro de la ciudad. Una ola de insolidaridad en la que no faltan las bengalas ni los fuegos artificiales. Pero sí la distancia social. Ninguna.

Cientos de personas sin mascarilla y eso que es obligatoria en toda Cataluña. Sobre todo gente joven, muy joven. Padres con sus hijos. El propio Ayuntamiento había pedido no salir de casa. Y una vez más, caso omiso.

Celebraciones que no ayudan a alcanzar la victoria más importante y que nos compete a todos: vencer al virus.

Cataluña cierra todo el ocio nocturno para frenar el coronavirus y provoca una crisis sin precedentes


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.