Última actualizaciónDom, 05 Jul 2020 10pm

Mediterráneo Digital | Deportes

Suspendido el Rayo Vallecano - Albacete por los gritos racistas de la extrema izquierda contra Zozulya

zozulia

Por primera vez en la historia, un partido de la Liga española suspendido por cánticos racistas.

El encuentro de Segunda División que se disputaba en Madrid entre el Rayo Vallecano y Albacete ha sido suspendido debido a los gritos y a las consignas racistas de las gradas del Estadio de Vallecas contra el jugador ucraniano Roman Zozulia.

Pablo Iglesias exige expulsar a un futbolista por sus ideas políticas

El sector más radical de la afición del Rayo Vallecano, conocidos como 'Los Bukaneros', de clara filiación comunista, anarquista y vinculada con la extrema izquierda, ha proferido cánticos ofensivos contra el futbolista y coreado consignas como "Roman Zozulia eres puto nazi".

El árbitro del encuentro, José Luis López Toca, del colegio cántabro, decidió parar el juego varios minutos. A través de la megafonía se avisió hasta en dos ocasiones de que si no finalizaban los insultos el partido se suspendería.

La extrema izquierda de Vallecas, pancarta de apoyo a Rodrigo Lanza

Finalmente, el encuentro entre madrileños y manchegos llegó al descanso con empate a cero en el marcador y los jugadores del Albacete se negaron a regresar al campo en apoyo y en solidaridad con su compañero.

La afición del Rayo Vallecano permaneció en las gradas con cánticos como "era una broma, Zozulia era una broma" a la espera de ver si el partido finalmente se acababa reanudando o se daba por finalizado, pero cerca de las 21:40 horas, la megafonía del estadio anunciaba de manera oficial que el encuentro quedaba suspendido, una decisión que la Liga de Futbol Profesional ha justificado poco después en un comunicado.

Zozulya jugó en el Rayo

Hace casi tres años, en el mercado invernal de 2017, el Rayo fichó a Zozulia. De inmediato la afición se movilizó y presionó para que la operación se frustrase. Denunciaban los seguidores rayistas que el ucranio había tenido acercamientos a la ultraderecha, salieron a la luz imágenes del delantero posando con simbología nazi y fascista, y que eso no concordaba con los valores del club. El delantero intentó incluso entrenar con su nuevo equipo, pero los actos de protesta en las instalaciones no lo permitieron. El jugador tuvo que volver al Betis, equipo que lo cedía al Rayo, y se quedó sin jugar el resto de la temporada.

Estos son los chicos de la izquierda, los que luego nos dan lecciones de tolerancia a los demás y defienden que la libertad de expresión no tiene límites... solo para los que piensan como ellos. Democracia de la buena directamente en vena.

El rapero Pablo Hasel desea 'que se estrelle el avión del Betis' por defender a Zozulia


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.