Pochettino, que dijo que antes se iría a su granja de cerdos que a entrenar al Barça, favorito para el banquillo del Camp Nou

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Mauricio Pochettino es el último salvavidas al que está dispuesto a agarrarse Josep Maria Bartomeu para reflotar a un Barça que tocó fondo en Lisboa. El argentino, que tiene una buena relación tanto con el presidente barcelonista como con Ramón Planes, adjunto a la secretaría técnica, no dudó en un pasado no tan lejano en hacer gala de un marcado antibarcelonismo. Por eso, su posible llegada ha generado una fuerte controversia, tanto a nivel de la junta directiva como entre la afición.

«Nunca voy a ser entrenador del Barcelona o del Arsenal porque estoy muy ligado al Espanyol y al Tottenham. Yo he crecido en Newell's Old Boys y nunca entrenaré a Rosario Central. Prefiero trabajar en mi granja de Argentina antes que ir a entrenar a ciertos clubes», señalaba Pochettino en enero de 2018. Antes, en 2017 ya había lanzado una primera advertencia seria ante la posibilidad de ser técnico azulgrana. «Sería imposible, porque mis lazos emocionales están creados en Barcelona con el Espanyol. Hay valores en la vida que no se pueden cambiar. La evolución existe, claro, pero yo no puedo cambiar ese sentimiento», destacó.

Este mismo 2020, en cambio, trató de matizar sus palabras de 2018 a través de la prensa. «Estuve en Barcelona ese año y me encontré con Bartomeu en un bar. Nos saludamos porque llevábamos los hijos al mismo colegio y estuvimos cinco minutos de cháchara. Eso generó un rumor que hizo saltar alarmas porque había más equipos que nos querían, y cuando me preguntaron quise zanjarlo de forma drástica; no quise faltar al respeto al Barcelona», destacó para dejar acto seguido una puerta claramente abierta: «No soy arrogante y no me gustó hacer una declaración como esa. Quizá ahora no lo haría porque en la vida nunca se sabe qué pasará».

Ese antibarcelonismo que ahora trata de matizar fue a su vez un gran argumento para que el Real Madrid también se fijara en él. El propio Pochettino incluso confesó hace un tiempo que llegó a verse como relevo de José Mourinho. En los últimos meses, su nombre volvió a sonar con fuerza en el entorno del Santiago Bernabéu. Si Zidane no llega a ganar la Liga, quizá hoy estaría en el banquillo de Chamartín. Cosas de la vida, su retorno a la Liga española podría tener finalmente como escenario el Camp Nou. No solo la política hace extraños compañeros de cama.

La Manada del Bayern: le meten 8 al Barça en una derrota histórica

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.