Cesc Fàbregas afirma que le gusta más Mourinho que Guardiola

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Tras varios veranos peleando por regresar al Barça, Cesc Fàbregas se volvió a enfundar la camiseta azulgrana en 2011 y se marchó por la puerta de atrás tres temporadas después. El catalán asegura que tiene “superado” su desilusionante vuelta al Camp Nou, donde acabó decepcionado con Pep Guardiola aunque no quiere revelar los motivos.

“No sé si la decepción con Pep es mutua. Pasaron cosas, pero prefiero no hablar. Era mi ídolo desde niño. Es de quien he aprendido más, probablemente”, indicó en una entrevista para Catalunya Ràdio el futbolista, además de reconocer no mantiene ningún contacto con el actual técnico del Manchester City.

A diferencia de con Guardiola, el actual jugador de Mónaco se deshace en elogios hacia José Mourinho, al que tuvo como técnico en el Chelsea tras abandonar el Barça en 2014. “Me inspiró. Me dijo que nos habíamos enfrentado cuando estaba en el Arsenal y en el Barça, pero que para él todo terminaba ahí. Hoy en día me sigo escribiendo mensajes con él y lo considero un amigo. Le agradezco mucho lo que hizo por mí”, explicó sobre el hoy entrenador del Tottenham Hotspurs.

Guardiola niega la mano a Cesc Fàbregas

Volviendo a su segunda etapa en la Ciudad Condal, Fàbregas explicó que no guarda “rencor”: “Actualmente lo tengo muy superado. Tuve unos meses difíciles, pese a que en el Chelsea tuve una primera gran temporada. Ganamos el doblete. Los primeros meses me daba rabia lo que había pasado en el Barça, pero pasa el tiempo y todo se supera”.

Aunque cree que su paso por el Barça “no estuvo tan mal”, sus palabras esconden sentimientos encontrados, señalando las diferentes “sensaciones” que vivió. “Faltó un poco de sintonía al final”, recordó, además de incidir en su “poca paciencia” como otro de los factores que provocaron su salida.

“Me gusta sentirme querido, sentirme importante. Quizá por cómo me había sentido en mis ocho años en el Arsenal, donde era capitán. Si después vas a un sitio donde no hay tanto sentimiento, me cuesta. Cuando vi que no había sintonía, viendo que grandes equipos me querían, quise sentirme importante y ganar títulos. No era el Barça, pero eran otros grandes equipos”, explicó.

Pese al recuerdo agridulce, el veterano mediocentro, de 33 años, conserva su sentimiento culé: “No soy mucho de gritar por casa, pero vivo mucho los partidos de los equipos donde he jugado, sobre todo del Barça. Me encanta ver fútbol y el Barça es el que me despierta más emociones”. 

Pep Guardiola en la televisión alemana: 'Cataluña es mi patria, y Cataluña no es España'


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.