Última actualizaciónSáb, 06 Jun 2020 9pm

Desafío independentista

Rufián se caga y huye cuando el negro de VOX le espera a las puertas del Congreso

 rufian negro vox

Los ánimos están caldeados con la sesión de investidura, después de unos meses políticamente caóticos tras las elecciones generales del pasado 28 de abril. Y no solo dentro del Hemiciclo. Más de uno, fuera, se lo ha visto muy negro. Y esta vez no es una metáfora: es literal.

Gabriel Rufián, abanderado como máximo representante del independentismo catalán como portavoz de la bancada de Esquerra Republicana, parece dejar la causa cuando se trata de pasar por caja. El año pasado, el político separatista, al que España y los españoles le roban, se embolsó la friolera de 86.000 euros públicos de las arcas del Estado opresor.

Rufián cobra 85.719 euros del Estado español

Hoy, a su llegada al Congreso de los Diputados, con su ya clásico pin del lacito, y flanqueado de flores amarillas, se encontró una sorpresa a las puertas que no esperaba.

Famoso ya en el ambiente político y célebre en las redes sociales, Bertrand Ndongo, natural de Camerún, conocido popularmente como ‘el negro de VOX’, decidió dar la bienvenida personalmente a uno de los políticos más hipócritas del panorama actual.

Rufián pide ayuda a la Policía Nacional cuando un anciano le insulta por las calles de Madrid

El inmigrante al que más odian los progres de nuestro país se acercó a Rufián con una pregunta que seguro todos nos hicimos alguna vez: ¿si tan poco le gusta España, por qué no dimite? Si considera que el Estado español es opresor y vulnera ‘derechos y libertades individuales’ de su República… ¿por qué mantiene su asiento de diputado en un Parlamento que reconoce como extranjero?

Y Rufián hizo lo que mejor saben hacer los independentistas cuando juegan fuera de casa. Huir. Como su jefe en Waterloo. Como han hecho los nacionalistas toda la vida. Más rápido que Companys cruzando los Pirineos en el 36. La valentía nunca fue un valor añadido de los separatistas. Si una imagen vale más que mil palabras, los 43 segundos que dura el vídeo son pura poesía para los sentidos. ¡Malditos franquistas de Camerún!


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.