Desafío independentista

Fallece el juez que investigaba la causa del 'procés' en Cataluña

juan antonio ramirez sunyer

El juez de Instrucción número 13  de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, ha fallecido esta madrugada a los 71 años, según ha certificado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Se trata del magistrado que investigaba los preparativos del referéndum del 1-O. Ha muerto a consecuencia de la larga enfermedad que padecía y que se había agravado en las últimas semanas.

Juan Antonio Ramírez Sunyer fue el juez que ordenó el 20 de septiembre los registros en la Conselleria de Economia de la Generalitat y la detención de diversos altos cargos del Govern. Otro juez deberá ahora llevar la instrucción.

“El Tribunal Superior de Justicia, en nombre de los magistrados y magistradas, de los jueces y juezas de Catalunya traslada su pésame a la familia y amigos”, indica el escueto comunicado del TSJC sobre el fallecimiento de Ramírez Sunyer.

La muerte de Ramírez Sunyer se produce en plena instrucción de la causa del 1-O, con unos 40 imputados por la preparación del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. El juez investigaba los preparativos del referéndum tras asumir, por orden de reparto, una denuncia contra el exsenador de ERC Santi Vidal que afirmó que la Generalitat tenía una partida camuflada de 400 millones de euros para organizar el 1-O.

El 8 de enero de este año, el juez Ramírez Sunyer se reincorporó al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, del que estaba al frente desde 2013, tras recuperarse de la dolencia que había motivado su ingreso hospitalario en diciembre, y volvió a dirigir la investigación sobre los preparativos del 1-O.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió el 31 de octubre pasado reforzar de nuevo y de forma integral el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, encargado de la causa que se sigue por delitos de malversación, prevaricación, desobediencia y revelación de secretos en los preparativos del 1-O.

Ramírez Sunyer, ingeniero sin afiliación a ninguna asociación judicial, se inició en la carrera judicial a los 44 años después de aprobar las oposiciones, y antes de llegar al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona fue juez en Terrassa, Sant Boi y Badalona.

Abogados que tuvieron que desfilar por su juzgado decían que era un hombre amable en el trato, hábil en el interrogatorio, trabajador, que estudiaba en profundidad los temas y con criterio propio. En la judicatura tenía un perfil diferente, pues no era originario del mundo del derecho, sino que era ingeniero, luego cursó la otra disciplina, hizo las oposiciones e ingresó en la judicatura. Poco más se sabe de él.

El magistrado es otra de las víctimas ilustres vinculadas al ámbito de la Justicia que nos han dejado en plena instrucción de la causa judicial del 'procés' y la convocatoria del referéndum de autodeterminación ilegal del 1 de octubre. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y el fiscal superior de Cataluña,  José María Romero de Tejada, dos de las principales puntas de lanza de la acusación contra los líderes independentistas, también han fallecido durante el último año. ¿Simple casualidad?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.