El Parlament aprueba, a petición de la CUP, expulsar al Ejército español de Cataluña

anna-gabriel-cup

Batería de medidas del Parlamento catalán contra el Ejército español. El pleno de la cámara aprobó, a petición de la CUP, una moción antimilitarista que contempla, entre otras, la prohibición de desfiles y actos de exaltación militarista, el fin de la presencia del Ejército en espacios educativos y el traspaso del patrimonio de las Fuerzas Armadas a la Generalitat.

La medida, salió adelante con los votos de los anticapitalistas de la CUP, Junts pel Sí (JpS) y Catalunya Sí Que es Pot (CSQP), la marca de Podemos, mientras que el PSC –que secundó una parte de la moción referente sobre patrimonio militar inmobiliario–, C's y el PP votaron en contra.

Estos dos últimos grupos defendieron la misión y aportación del Ejército y aplaudieron el papel de las Fuerzas Armadas en Cataluña, durante un debate muy tenso. «El Ejército siempre es bienvenido si viene desmilitarizado y en plan turista», aseguró con sarcasmo el diputado de JpS (ERC), Ferran Civit.

Una de los puntos de la moción reclama que el gobierno liderado por Carles Puigdemont prohíba como ejercicio de coherencia con los valores de la paz «los actos de exaltación militar y de legitimación de la violencia y de las armas, no permitiendo los desfiles militares y otros actos de este tipo en espacios civiles de Cataluña».

La presencia de militares practicando ejercicios y maniobras en la sierra de Collserola, por ejemplo, ya había sido criticada por algunas instituciones catalanas, como el Ayuntamiento de Barcelona de Ada Colau, que hace unos meses instó al Ministerio de Defensa a no realizar estos entrenamientos. La moción recordaba el caso de Collserola, pero también Montserrat, la Sierra de la Albera o en zonas urbanas de San Clemente Sasebas o de Talarn, municipios catalanes en los que existen bases militares españolas.

La presencia del Ejército en cualquier centro educativo y de formación, así como en espacios educativos y promocionales –como los estands que históricamente han tenido en el Salón de la Enseñanza o el Salón de la Infancia de Barcelona– es otro de los vetos que desea el pleno del Parlamento, según el texto aprobado.

El PSC secundó una parte de la moción que insta a la Generalitat a impulsar las acciones con el Ministerio de Defensa y los organismos dependientes para reclamar el traspaso «del patrimonio militar de carácter inmobiliario que se encuentre en desuso para destinarlo a usos públicos de carácter civil». Esta iniciativa podría afectar a cuarteles y viviendas militares, polígonos de tiro o solares del Ejército en desuso.

Por otro lado, el texto exige también que el gobierno de Puigdemont desautorice «la participación y presencia de aviones de combate» en eventos de exposición aeronáutica, como la popular «Festa del Cel» (Fiesta del Cielo) que históricamente se celebra durante los festejos patronales de Barcelona.

En esa línea, el Parlamento aboga por «no conceder ayudas» a la industria militar en Cataluña «incluyendo el apoyo a la I+D que esté explícitamente orientada al desarrollo de la industria militar y armamentística».

 

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.