Desafío independentista

Una dirigente de IU denuncia que en un bar de Valencia una camarera no ha querido hablarle en catalán

aurora mora bar

Son valencianos, reniegan de ser españoles, pero en sus sueños húmedos, anhelan ser catalanes. Un popurrí de sentimientos encontrados y una tripolaridad de cabecera dignos del diván de un psiquiátrico. Tres en uno, ¿alguien da más? Ni la Talegón que es de Guadalajara y se ha hecho indepe.

Aurora Mora, feminista, directora de comunicación de Izquierda Unida y jefa de gabinete de la consejería de Participación de la Comunidad Valenciana, ha desatado una oleada de críticas en las redes sociales después de que denunciara en su cuenta de Twitter la "discriminación lingüística" que sufrió en un bar de Valencia.

El zasca del juez a los dos antisistema de la CUP que se niegan a hablar en español

Pidió en catalán "un café con sacarina y una tosta de jamón" y le contestaron en castellano. La conversación fue subiendo de revoluciones, hasta que acabó exigiendo el libro de reclamaciones. Se negaron. Y terminó llamando a la Policía Local. ¿Pero cómo se atreven a hablarle en español en España? ¿Pero quién se han creído que son? ¡Fascistas!

Tras la catarata de tuits y el linchamiento mediático, la dirigente comunista fue todavía más allá para intentar justificarse: "La camarera me ha dicho "no soy valenciana, soy argentina". Y yo le he contestado que se enseña el valenciano". ¡Toma ya!

Como era de esperar, su explicación produjo exactamente el efecto contrario: cientos de usuarios se solidarizaron con la trabajadora y el bar, y atacaron a Aurora Mora por negarse a hablar en español en Valencia. Que tenga que venir una argentina para plantarse y defender nuestra lengua. ¡La concha de su madre!

Los independentistas alertan de la nueva generación de electrodomésticos fascistas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.