Sánchez firma con el PNV que los vascos puedan tener doble nacionalidad

Nirvana

El acuerdo entre el PSOE y el PNV para la investidura de Pedro Sánchez compromete a los socialistas a apoyar un nuevo Estatuto que incluya el «reconocimiento nacional» del País Vasco, además de una relación «bilateral». A cambio, Sánchez se garantiza los cinco votos del PNV, lo que le permitirá salir investido en una primera votación.

Los cimientos de ese nuevo Estatuto -encallado desde hace años- se recogen en el preámbulo que el PNV pactó con Bildu ya en 2018. El texto, que fue rechazado entonces por el PSOE, defendía el «derecho a decidir» del País Vasco, además de la consideración de «Euskal Herria» como «nación» y una relación «confederal» con el resto de España. Aquella propuesta, que las formaciones llevaron a la Ponencia de Autogobierno del País Vasco, no prosperó, pero sirve para comprender el planteamiento que subyace en el acuerdo suscrito ahora entre el PNV y Pedro Sánchez.

Honey Girls Club

«Nación»

El texto del preámbulo recogía que el «pueblo vasco es una nación» y que «Euskal Herria es un pueblo con identidad propia», que está «asentado geográficamente sobre siete territorios políticamente articulados en dos Estados, el español y el francés».

El futuro Estatuto, según el PNV y Bildu, debería contemplar «la posibilidad de establecer relaciones con la Comunidad Foral de Navarra y con los territorios vascos radicados en el Estado francés», como parte de esa ficticia «Euskal Herria».

Además, la propuesta recogía el «derecho a decidir», entendido como la «capacidad de los vascos para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva de cara a la consecución de fórmulas de convivencia acordadas voluntariamente y de establecer mecanismos que garanticen que los compromisos alcanzados sean respetados».

En este contexto, ese nuevo «estatus político» para el País Vasco habría de decidirse en «la voluntad libre y democráticamente expresada por la ciudadanía vasca, tanto directamente, en distintas modalidades de consulta y/o referéndum, como a través de sus legítimos representantes», con un «acuerdo en el Parlamento». El texto planteaba incluso varias propuestas de denominación: ‘Comunidad Estatal Vasca’, ‘Comunidad de carácter nacional’, Comunidad Foral Vasca, Comunidad Nacional Vasca, Estado Autónomo Vasco’ y ‘Estado Foral Vasco’. La relación con el Estado sería «bilateral», de «igual a igual» y de «naturaleza confederal».

Nacionalidad vasca

Uno de los puntos más polémicos era el reconocimiento de una «nacionalidad vasca». En concreto, el texto pactado recogía que: «Habida cuenta del carácter plurinacional del Estado español y las características del nuevo modelo de relación con el Estado contenidas en el nuevo estatus político, se reconocerá la nacionalidad vasca a la ciudadanía vasca en los términos regulados por una ley aprobada por el Parlamento Vasco». Se matizaba también que nadie sería «discriminado por razón de su nacionalidad ni privado arbitrariamente de ella».

The Play Clubs

«Reconocimiento nacional»

Estos son los planteamientos de máximos que, en su día, defendió el PNV, a falta de que se concrete la nueva propuesta. Ahora, el acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez sí recoge ya expresamente una negociación sobre el «reconocimiento nacional de Euskadi», la salvaguarda de competencias «y un sistema de garantías basado en la bilateralidad».

En concreto, en lo que se refiere al autogobierno vasco, ambas partes comparten que «las aspiraciones de una mayoría de la sociedad vasca, en términos generales, se agrupan en dos grandes ámbitos de forma permanente: garantizar el autogobierno mediante su actualización y ampliación, y el relativo al reconocimiento nacional de Euskadi».

También apuntan que «la andadura iniciada por la sociedad vasca en el marco institucional y de autogobierno definido por su Estatuto ha constituido una base sólida sobre la que cimentar las aspiraciones y nuevas competencias para el autogobierno».

Según el PSOE y el PNV, es necesario «dialogar sobre posibles soluciones en un marco de negociación, encontrando las vías políticas y democráticas para su resolución». De esta forma, coinciden en que «el autogobierno vasco debe entrar con urgencia en una nueva fase de desarrollo y ampliación».

En base a estas reflexiones, se comprometen a «negociar y aprobar, tanto en Euskadi como con el Estado, el autogobierno futuro, empleando las potencialidades de la Disposición Adicional Primera de la Constitución y de la Disposición Adicional del Estatuto de Gernika». En este sentido, manifiestan su compromiso de «negociar de buena fe y sacar adelante un acuerdo, tanto en el seno de las instituciones vascas como en las Cortes Generales, siendo posteriormente ratificado por el pueblo vasco el acuerdo alcanzado».

Además, subrayan que «el reconocimiento nacional de Euskadi, la salvaguarda de las competencias vascas y un sistema de garantías basado en la bilateralidad y la foralidad serán ámbitos a dialogar y negociar entre ambos partidos».

El plazo orientativo para culminar este proceso de negociación y acuerdo no superará el año y medio y será supervisado por una comisión bilateral, en la que participarán el propio Sánchez y el lehendakari.

Pedro Sánchez pacta con Bildu y PNV reconocer 'la nación vasca' y otro referéndum

Autor: OKdiario

Últimas noticias