Jordi Pujol, ingresado de urgencia tras sufrir un ictus

El 'expresident' de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol ha sido hospitalizado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona debido a "una afección neurológica", que horas más tarde se ha confirmado que era un ictus.

Pujol, de 92 años, sigue apartado de la vida pública desde la confesión en la que admitió, en el año 2014, haber ocultado dinero en el extranjero durante más de 30 años. Con todo, en los últimos tiempos ha protagonizado más apariciones públicas y ha concedido alguna entrevista. El 'expresident' y su familia están a la espera de juicio por la ocultación del citado patrimonio familiar.

En concreto tanto Pujol como sus siete hijos están investigados por delitos de organización criminal o asociación ilícita, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda pública y falsedad documental.

La salud del 'expresident' ha pasado por diversas vicisitudes en los últimos tiempos y a los 92 años ha perdido capacidad auditiva y se ayuda de un bastón para caminar. Por su parte, su esposa, Marta Ferrusola, está aquejada de una demencia, motivo por el cual el juez de la Audiencia Nacional instructor de la causa contra la familia, Santiago Pedraz, la ha apartado de las actuaciones.

Durante los últimos años, Pujol ha mantenido un cierto ostracismo refugiándose en un pequeño despacho de la calle Calabria tras perder las atribuciones oficiales como 'expresident'. Desde ese despacho sigue al tanto de la actualidad y mantiene reuniones y contactos. También ha incrementado la vida social asistiendo a debates o presentaciones públicas. El pasado sábado, en una entrevista en Catalunya Ràdio, concediendo con la Diada,  reconoció que, aunque ha hecho cosas "bien hechas, incluso muy bien hechas", algunas no le dejan "satisfecho".

Al recordar que la recientemente fallecida Reina Isabel II tuvo "algún problema con la familia", señaló con cierta dosis de ironía que eso también le ocurrió a él aunque indicó que era un asunto "diferente". El expresident de la Generalitat dijo que él era "un patriota catalán" y, entre otras cosas, pensó que "era bueno tener hijos".

"Ha sido -agregó- un acto de optimismo mío y de mi mujer, es un acto de optimismo, de fe, en el propio país, en uno mismo, en Cataluña", aunque se mostró comprensivo con quien decide tener solo un hijo "porque es muy difícil".

Sobre la actualidad nacional, el expresidente de la Generalitat consideró que Cataluña "vive un momento de crisis importante" pero opinó que es "un país que tiene cosas que ofrecer, que decir y que defender", de las que sentirse orgulloso.

Políticamente, Pujol confiesa a su círculo de confianza que ve con preocupación la situación de Cataluña ante la falta de un rumbo claro, pero elude dar consejos o manifestarse explícitamente en favor o en contra de determinados partidos, más allá de confesar su orfandad política por la inexistencia de Convergència. Pujol es partidario de que el nacionalismo catalán se repliegue para recuperar fuerzas tras el conflicto vivido con el Estado en el 2017.

Jordi Pujol 'amenaza' al Estado: si va a la cárcel, publicará un dossier que hará caer la democracia

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Los más leídos