Desafío independentista

La mentira del 'procés': el documento que proclamaba la independencia de Cataluña el 27·III·2017

jxsi

Malditas hemerotecas. El interminable camino a Ítaca del independentismo catalán. O el referéndum sempiterno de nunca llegar.

Junts pel Sí (JxSí), la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per la Independència (AMI) se comprometieron y FIRMARON un acuerdo por escrito para ir juntos a las elecciones a cambio de una hoja de ruta común; se presentarían bajo unas siglas trasversales a las autonómicas del 27 de Septiembre de 2015 con un único punto ineludible: conseguir la independencia de Cataluña en un plazo máximo de 18 meses.

Aquest és el nostre full de ruta cap a la #independència. Amb democràcia i unitat ho aconseguirem! pic.twitter.com/O3hUXu9r1A

— Junts pel Sí (@JuntsPelSi) 4 de septiembre de 2015

Y esta vez no hay excusas que valgan. El documento existe. Y fue firmado por Josep Rull, Rut Carandell (CDC-Reagrupament), Marta Rovira (ERC), Carmen Forcadell (ANC), Josep Maria Roigé, Josep Andreu (AMI) y Muriel Casals (Òmnium), que rubricaron "el proceso de transición nacional hacia la proclamación de un nuevo estado o República catalana, que se iniciará con las elecciones del 27 de septiembre, culminará en un periodo máximo de 18 meses". Tal cual.

Una firma histórica de los 'padres fundadores' de la nueva República Catalana que debía brillar para la posteridad como la primera piedra filosofal de la nueva patria.

full-de-ruta

Los 18 meses se cumplieron el pasado 27 de marzo. Y ni rastro de independencia. Ni gota de la socarrada "transición nacional". Por no hacer, ni siquiera se ha convocado formalmente el referéndum. Todo se reduce a un batiburrillo de leyes de "desconexión express" aprobadas por el Parlament con la misma rapidez que son impugnadas por el Gobierno central y enviadas directamente a la papelera del olvido por el Tribunal Constitucional. Una carrera suicida hacia ninguna parte de la que nadie sabe ya cómo salir.

Las tensiones internas en el seno del independentismo, cada vez más latentes, tuvieron su punto álgido esta Semana Santa, con la filtración de la confesión, durante una comida privada, de David Bonvehí, diputado del Parlament de Catalunya y secretario de Organización del PDeCat (antigua Convergència), que reconocía ante sus compañeros de partido que, si el 'procés' acababa mal, presentarían a las elecciones "un candidato autonomista". Una confesión off the record de un escenario inimaginable hace apenas un año. La vuelta directa a 1996. Con el 'pacto del Majestic' entre Jordi Pujol y José María Aznar. O cuando el presidente del PP hablaba catalán en la intimidad.

PDECat: 'Si el 'procés' acaba mal, presentamos a un candidato autonomista'

Para más inri, los de la formación de Puigdemont culparon nada menos que a sus socios de Gobierno, Esquerra Republicana, de grabar ilegalmente la conversación. Un vodevil con tintes melodramáticos. La primera puesta en escena de la crónica de una muerte anunciada. Casi nada.

18 meses después de las 'elecciones plebiscitarias' del 27 de Septiembre de 2015, el 'procés' empieza a dar sus primeros signos de implosión. Un salto al vacío que ha llevado a más de 2 millones de catalanes, a un viaje hacia ninguna parte. 18 meses después, no hay ni rastro de independencia. Por no tener, ni siquiera se han puesto de acuerdo en la pregunta del famoso referéndum. Una frustración sin precedentes que marcará, para siempre, el futuro y el devenir histórico del nacionalismo catalán.

Ni el odiadísimo Franco, tótem sempieterno y dique de contención de todas las desgracias del catalanismo, habría sido capaz de diseñar un plan tan maquiavélico para llevar a Cataluña a una frustración colectiva tan radical. Del camino a Ítaca a la vuelta al Majestic. Del 'derecho a decidir' al pacto fiscal. Tanto remar para morir en la orilla. Pobre Cataluña. Y el último que apague la luz.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.