Última actualizaciónLun, 10 Ago 2020 6pm

Desafío independentista

La Generalitat se rebela y deja en libertad a los presos independentistas

presos politicos libertad

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

La Generalitat ha concedido a los nueve líderes independentistas condenados por sedición el tercer grado («semilibertad») que habían propuesto las cárceles catalanas. Con esta nueva clasificación, los presos del 1-O, a quienes el Tribunal Supremo condenó a penas de hasta 13 años de prisión, solo tendrán que ir a la cárcel a dormir de lunes a jueves.

El servicio de clasificación de la secretaría de medidas penales, reinserción y atención a la víctima, dependiente de la Consejería de Justicia de la Generalitat, ha ratificado este mismo martes esta propuesta de clasificación que el pasado 2 de julio hicieron las junta de tratamiento de las prisiones para todos ellos.

Sentencia del procés: los líderes independentistas, condenados por sedición y malversación

La consejería defiende que «las resoluciones son el resultado de un análisis individualizado», pero que, en todos los casos, se han tenido en cuenta aspectos como su comportamiento, participación en actividades, colaboración con otros internos y con los trabajadores de las prisiones, así como la ausencia de incumplimientos durante los permisos que ya han disfrutado. 

Con el tercer grado, los nueve líderes independentistas de lunes a jueves solo tendrán que regresar a la cárcel a dormir, y los fines se semana podrán pernoctar en casa. Además, se les puede ofrecer la posibilidad de no tener que pernoctar en la cárcel sino en una vivienda vigilada de las habilitadas para presos en semilibertad. Otra ventaja que tendrán, a mayores, es disponer de más días de permisos ordinarios a lo largo del año.

Sentencia del procés: la Generalitat podrá dejar a los presos en libertad con el tercer grado

Todos ellos ya disfrutaban de salidas de prisión prácticamente diarias ya que, pese a estar clasificados en segundo grado (régimen ordinario), se estaban beneficiando del artículo 100.2, de aplicación excepcional, para salir a trabajar, actividades de voluntariado o cuidar de familiares mayores. Los presos independentistas han logrado tanto el 100.2 como el tercer grado con una mayor rapidez que la media de los presos en prisiones catalanas.

Ahora, las juntas de tratamiento de cada uno de los tres centros donde los nueve presos cumplen condena -Lledoners, Puig de les Basses y Wad-ras- deben establecer la fecha a partir de la que se aplicarán estos terceros grados, los horarios concretos y, si fuera necesario, el cambio en las actividades que hacen fuera de los centros penitenciarios.

Las cárceles catalanas otorgan el segundo grado a los presos del procés

El servicio de clasificación de la Generalitat, según establece la ley, deberá trasladar la resolución sobre los terceros grados a la Fiscalía, que podría recurrir la decisión ante el juzgado de vigilancia correspondiente. Sin embargo, un recurso no paralizaría la aplicación del tercer grado hasta que lo resuelva un juez. En última instancia, el tercer grado se puede recurrir también ante el tribunal sentenciador, en este caso el Tribunal Supremo.

Preguntada en rueda de prensa, la portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó, ha calificado el tercer grado como una «muy buena noticia», pero que lo que el ejecutivo secesionista quiere es que «les den la libertad». Poco les falta.

Junqueras avisa en el Parlament que volverán a declarar la independencia


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.