Última actualizaciónSáb, 04 Jul 2020 7pm

Desafío independentista

El independentismo acusa a España de estar detrás de los atentados del 17A en Barcelona y Cambrils

atentado barcelona ramblas

El 17 de agosto de 2019 se cumplen dos años de los terribles atentados terroristas de Barcelona y Cambrils. Y a estas alturas, si hay algo que ya no nos sorprende de los separatistas es su capacidad para cambiar el curso de los acontecimientos y moldear la historia a su pura conveniencia, siempre con un único enemigo en común: el opresor y todopoderoso Estado español. ¿Son capaces también de utilizar con fines políticos una tragedia de tal magnitud?

En el verano de 2017, Barcelona fue golpeada con dureza por el yihadismo islámico. Una furgoneta a toda velocidad embistió contra la multitud en La Rambla, en el corazón de la ciudad condal. En la masacre, 16 víctimas mortales y más de 100 heridos, divididos entre la capital catalana y Cambrils, a pocos kilómetros de Tarragona, donde varios terroristas serían abatidos de madrugada.

[VÍDEO] Así mata un Mosso d'Esquadra a cuatro terroristas en Cambrils

¿Todo vale? El independentismo y su baja estrategia política

La necesaria investigación de las autoridades respecto a lo que había sucedido en territorio español desató una oleada de especulaciones y graves acusaciones públicas. Los primeros en utilizar políticamente el terrorismo fueron los independentistas catalanes, tan amigos de ETA, liderados por la Candidatura de Unidad Popular (CUP).

La CUP convoca otra manifestación y culpa al Rey de los atentados de Barcelona

La génesis de esta acusación del independentismo contra el Estado español parte del aparente contacto que tenía el Centro Nacional de Inteligencia Español (CNI) con el imán de Ripoll, Abbdelbaki Es Satty, cerebro de los atentados y que fue confidente de la policía española.

Según contaba un medio digital vinculado a la órbita de la extrema izquierda, y cuya directora es colaboradora habitual de TV3, los servicios de inteligencia conocían previamente las actividades de la célula yihadista. Con correos electrónicos entre ambas partes y un historial que fue borrado el día después de la masacre, las acusaciones directas hacia el CNI y el Estado español se convirtieron en la estrategia política recurrente de los separatistas.

La CIA avisó a la policía de que el ISIS preparaba un atentado en Las Ramblas de Barcelona

El fugado Carles Puigdemont fue el primero en utilizar la tragedia para alabar la labor de los Mossos d'Esquadra y los servicios de emergencia catalanes, en contraposición a la aparente inoperancia de los servicios del Estado. Prendía así la mecha de una repugnante metástasis de infamia que iría creciendo con el paso del tiempo.

El conseller que habló de 'víctimas catalanas' y 'españolas' es un hijo de... ecuatoriana

¿Permitió el Estado los atentados del 17A?

Lejos de quedarse como una vergonzosa y paupérrima estrategia política del momento, con el paso del tiempo los independentistas han ido sembrando de nuevo la duda de la discordia frente a España

La acusación hacia el Estado español y su aparente vinculación con quienes desataron el caos y sembraron el terror hace dos años en Barcelona y Cambrils y las negociaciones del CNI han sido la estrategia recurrente de Quim Torra, actual presidente de la Generalitat, que ha contado con el silencio cómplice de partidos políticos y medios de comunicación.

'El Estado escoge un atentado para frenar un referéndum'

La declaración más grave y directa fue de Mireia Boya ex dirigente de la CUP, quien en el contexto de la fallida investidura de Pedro Sánchez de hace unas semanas fue capaz de reprochar al resto de formaciones independentistas que quisieran “negociar con un Estado capaz de escoger un atentado para frenar un referéndum”. Por si todavía quedaban dudas.

Vergüenza internacional: pancarta contra el Rey Felipe VI en los actos de homenaje a las víctimas del 17A

La actual portavoz de JxCat en el Congreso de los Diputados, Laura Borràs, también insinuó y dejó en el aire la posibilidad de que la entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría estuviera al tanto de los trágicos atentados de La Rambla.

Sin duda la paranoia ideológica de los separatistas y su discurso de odio, ha llevado su cruzada contra España mucho más allá de cualquier límite moral. Implicar y señalar al propio Estado como cómplice necesario en los atentados de Barcelona rebasa todas las líneas rojas inimaginables. Basta ya de impunidad.

Puigdemont frenó la independencia para evitar 'una masacre' de España


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.