La Generalitat pide un boicot a Netflix si no habla en catalán

THE PLAY MD

La inclusión de contenidos en catalán en Netflix o HBO se ha convertido en uno de los grandes caballos de batalla del Govern de la Generalitat. Considera el Ejecutivo liderado por Pere Aragonès que la inmersión lingüística no basta para garantizar el «uso social» de ese idioma entre los jóvenes y que imponer una cuota de series y películas en catalán en las principales plataformas audiovisuales es crucial para apuntalar su proyecto de «normalización lingüística».

Así se explica que ERC continúe amenazando la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado al no haber garantizado todavía el Gobierno la modificación de la ley del audiovisual para obligar a las plataformas de streaming internacionales a incluir en su catálogo un 6% de contenidos en catalán.

No obstante, más allá de la negociación política, existen voces autorizadas en la Generalitat partidarias de adoptar una actitud más beligerante; un choque directo contra las distribuidoras audiovisuales. Defiende emprender esa vía el secretario de Política Lingüística, el máximo responsable del Govern en la materia.

«Desde abajo hace falta compromiso, activismo, ser consciente del poder de compra que tenemos cada uno de nosotros. Corría por internet un tuit que decía: 'Todo esto de Netflix se acaba si los centenares de miles de catalanes deciden darse de baja el mismo día'. Pero, si no pasa, no acaba. Eso es poder de compra», sostuvo Francesc Xavier Vila el pasado jueves en unas jornadas sobre el «uso del catalán en la educación» organizadas por el Consejo Escolar de Cataluña, ente dependiente de la Generalitat.

«Somos una sociedad muy poco acostumbrada a utilizar nuestras capacidades de ciudadanos en un contexto absolutamente democrático. Sabemos hacer manifestaciones muy importantes, pero nos cuesta mucho organizarnos por otra parte. Sobre todo, para actuaciones persistentes», abundó el secretario de Política Lingüística, al que habían solicitado una receta para corregir el declive del catalán que el Departamento de Educación asegura haber detectado en las escuelas y que le ha llevado a poner en marcha un plan para vigilar la estricta aplicación de la inmersión lingüística en los centros educativos.

Es este plan el que ha llevado al Govern a promover una serie de nuevas directrices para evitar la expansión del uso del castellano en los colegios, incluso después de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a impartir un 25% de materias en español en Cataluña.

Entre dichas órdenes -desveladas a lo largo de esta semana por este diario- figura que los directores de las escuelas irrumpan en las clases de docentes ante la sospecha de que puedan estar quebrantando la inmersión, no contratar actividades extraescolares o excursiones a empresas que no garanticen el uso del catalán o presionar a los nuevos profesores para que se «empoderen» como «modelo de lengua catalana», es decir, para que asuman el modelo de educación monolingüe que promueve la Generalitat desde su entrada en el sistema educativo. En realidad, desde antes de ingresar en las escuelas como profesores, pues la Generalitat también está exigiendo a las universidades que inculquen cuál es la «situación lingüística del país» a los estudiantes que cursan carreras relacionadas con la docencia.

El Gobierno de Pedro Sánchez aprueba un Netflix catalán a cambio del apoyo de ERC a los Presupuestos

• SÍGUENOS EN TELEGRAM

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Titulares de portada

Los más leídos del mes