La maldad del día

Dos ofendiditos denuncian a un gallo facha

gallo maurice

Ya dicen que mal de muchos, consuelo de tontos. Por lo menos, alivia un poco poder confirmar que la gilipollez de las gallines violadas no es solo cosa de España. Menos mal.

Esta vez ha pasado en Francia, donde el gallo Maurice se levantaba todas las mañanas antes de que saliera el sol y comenzaba a cantar. Lo que viene siendo un gallo de toda la vida. Sin embargo, sus vecinos ofendiditos decidieron demandarle porque los despertaba demasiado temprano y perturbaba su descanso. Maldito gallo facha.

Dos feminazis más feas que el Demonio con resaca denuncian que los gallos violan a sus gallinas

La denuncia llegó a los tribunales franceses y la noticia corrió como la pólvora por el país vecino. Ahora, la Justicia ha dado la razón a Maurice y a su propietaria, Julien Papineau. Pero no solo eso, el gallo podrá seguir cantando y además Julien recibirá una compensación de 1.000 euros por daños y perjuicios. "No tengo palabras. Ganamos. Es una victoria para toda la gente en mi misma situación. Espero que cree jurisprudencia", dijo satisfecha la dueña de este gallo que ha sido objeto de titulares en todo el mundo.

La polémica en Francia fue tan grande que, antes de que la Justicia emitiera este veredicto, se recogieron más de 140.000 firmas de apoyo a Maurice y a su canto matutino. Sobre todo en un país que tiene a un gallo como su emblena nacional. De hecho, la zona rural francesa comenzó a reivindicar los sonidos de los animales hasta tal punto de que ya piensan exigir la creación de una ley que proteja sus ruiditos para que no se den más casos como este en el futuro.

Animalistas piden que se prohíba ordeñar a las vacas: 'Nadie piensa en ellas como madres'

El gallinero donde vive Maurice, que posiblemente es el único que no se ha enterado de nada, está a pocos a pocos metros de la vivienda en la que reside la pareja denunciante. Pero el abogado de Maurice, Fesseau, señala que: "El campo tiene derecho a sus ruidos. El gallo tiene derecho a cantar, los gallos no cantan desde las 4:30 de la mañana indefinidamente".

El alcalde de Gajac, que es donde está este mediático gallinero, ha mostrado su apoyo a Maurice y a su canto. De hecho, defendió públicamente que las campanas tienen derecho a repicar, las vacas a mugir, los burros a rebuznar y los gallos a cacarear. Un acto revolucionario en la época de la dictadura de la 'corrección política', en la que los niños tienen vulva y las niñas, pilila. ¡Fascistas!

Podemitas y feministas se manifiestan contra el jamón: 'Comer jamón es de fachas'

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.