La maldad del día

Un rumano con 52 detenciones llama al 091 en plena persecución para protestar por el acoso policial

rumano

La Policía Nacional detuvo la semana pasada en Tarancón (Cuenca) tras una larga persecución a un ladrón que huía por la carretera de Valencia tras cometer un robo en Collalbo Villalba (Madrid). Lo más llamativo del caso fue que, durante la fuga y con los agentes pisándole los talones, el delincuente cogió el teléfono móvil y llamó a la sala del 091 en varias ocasiones pidiendo que le dejaran de perseguir. Tal cual.

"Por favor no me sigan más", contó al sorprendido agente mientras conducía a toda velocidad y viendo por el retrovisor los destellos de los coches patrulla de la Policía Nacional. El detenido es un inmigrante rumano con 24 años y 52 detenciones desde que está en España.

Según publica el diario El Mundo, los hechos ocurrieron la madrugada del pasado miércoles. Todo empezó cuando el sospechoso, un inquilino habitual en los calabozos de la zona, fue sorprendido mientras merodeaba por unos chalés por la Guardia Civil. Ahí comenzó la fuga y se saltó un control en la Sierra. Los agentes comprobaron que era un coche con las placas robadas y empezaron su persecución hacia Madrid. Sin embargo, el delincuente logró burlar a todos los coches patrulla que le seguían.

Al llegar a la ciudad fue localizado y empezó de nuevo la huida hacia la A-3 (carretera de Valencia). Varios vehículos de la Policía Nacional se unieron a la persecución. Los agentes le dieron el alto en varias ocasones, sin éxito. Finalmente, se montó un control antes de llegar a Tarancón donde fue detenido. La persecución acabó con cuatro agentes heridos leves en la colisión final. El detenido también acabó en el hospital con heridas leves. Digno de una versión rumana de 'Fast and furious'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.