Una chica queda con un 'hola mi amol' por Tinder, se la cepilla, le roba el reloj y el monedero

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Las apps de citas las carga el Diablo. Y si no, que se lo digan a una joven de Barcelona, que esta semana quedó con un chico en Tinder y se llevó una desagradable sorpresa. 

La chica, de nacionalidad española, conoció a un hombre a través de la popular aplicación de contactos, y después de unos días de mensajes cruzados, concertaron un encuentro en su casa... para hablar. Guiño, guiño. Después de cepillársela, y aprovechando que ella estaba en la cocina, el tipo cogió sus cosas y despareció. Así, de repente y sin avisar. Le hizo un fantasmazo en toda regla.

Extrañada por esta conducta, ya que tan mal no lo había hecho, la muchacha hizo comprobaciones en su piso y se dio cuenta de que entre sus efectos personales echaba de menos el monedero y un reloj valorado en más de 200 euros. Los había robado su cita.

La chica en un primer momento no pudo contactar con el ladrón. El hombre que había conocido por internet, de 44 años y de origen sudamericano, no cogía el teléfono y colgaba sus llamadas. Hasta el día siguiente no consiguió hablar con él desde un número oculto. El pájaro reconoció que le había robado el reloj y el dinero. Para que no le denunciara, aceptó una nueva quedada para devolvérselo. Pero la cita (otra vez) tenía sorpresa. Las hay que no aprenden.

Tinder, la app para ligar, reconoce ya 37 'identidades de género' nuevas

Poco antes de la hora concertada, el inmigrante contactó con ella a través de WhatsApp para decirle que le devolvería sus cosas pero que tendría que ser "a cambio de alguna cosa", sin darle más detalles. El hombre se presentó en su casa con un amigo suyo y dijo a la chica que para recuperar el reloj y el dinero tenía que tener relaciones sexuales con los dos. Uno detrás de otro.

Ante su negativa, fue entonces cuando el tipo sacó una navaja y la amenazó para intimidarla. La situación fue subiendo de revoluciones. Tanto, que el amigo que lo acompañaba se cagó vivo y se marchó del piso. Ante el revuelo originado, la chica consiguió zafarse de su agresor y esconderse en una de las habitaciones, desde donde llamó a los Mossos d'Esquadra. El panchito, asustado, se marchó de casa.

Agentes de la Unidad de Investigación de los Mossos d'Esquadra de la comisaría del barrio Eixample se hicieron cargo del caso y el día siguiente, el 6 de agosto, pudieron detener al hombre en la zona de plaza de España. Ya ha pasado a disposición jucidial.

Quedó con un hola mi amol para que le diera perreo del duro... pero no le clavó lo que esperaba. Una mala noche la tiene cualquiera. Menos mal que siempre le quedará Tik Tok.

Queda con un hombre por Tinder y la descuartizan en 14 trozos


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.