Un preso de una etnia que no podemos decir, se escapa de la cárcel y vuelve cojo y arrepentido
Última actualizaciónDom, 05 Abr 2020 5pm

La maldad del día

Un preso de una etnia que no podemos decir, se escapa de la cárcel y vuelve cojo y arrepentido

carcel salamanca

Sólo acudía a prisión a dormir, pero decidió escapar... y volver. El Centro de Inserción Social dependiente de la cárcel de Topas, en Salamanca, ha vivido esta semana una situación un tanto surrealista. El martes por la tarde, uno de los internos saltó el muro del patio, de tres metros de altura, y huyó. Unas horas después regresaría y se entregaría, informa La Gaceta de Salamanca.

El joven, un preso de una etnia que no podemos decir, se encuentra en régimen de tercer grado, por lo que sólo debe acudir a prisión a dormir. Su condena por robo y hurto, según ha podido saber el rotativo local, termina en junio. Parece que el régimen de semilibertad no eximió al reo de darse a la fuga.

Al saltar el muro del patio interior, se lesionó un pie y no dio tiempo ni a que el penal emitiera la alerta: sólo unas horas después, el preso fugado volvió a prisión, acompañado de su familia, cojeando y muy arrepentido.

Hordas de gitanos colapsan las Urgencias del Hospital de Salamanca como zombies 'The Walking Dead'


Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.