El 'Bud Sex', la nueva moda progre: acostarse solo con mujeres, es de fachas
Última actualizaciónDom, 23 Feb 2020 2pm

La maldad del día

El 'Bud Sex', la nueva moda progre: acostarse solo con mujeres, es de fachas

bud-sex

Ellos no quieren ser llamados gays, bisexuales u homosexuales. Dicen que son machos con todas las de la ley. Heterosexuales mil por mil. Pero son hombres que se acuestan con otros hombres. ¿Cómo se entiende?

La Real Academia Española define a la homosexualidad como: "la inclinación erótica hacia individuos del mismo sexo". Pero una moda que empezó hace años en Estados Unidos, y se va extendiendo ahora por Europa, quiere contradecir esta definición semántica.

La Universidad de Oregón, en Estados Unidos, realizó un estudio que comprendió a una importante cantidad de hombres de raza blanca que viven en los estados más conservadores de ese país. Se declaran heterosexuales y basan su afirmación en que muchos son casados con hijos y otros están en parejas con mujeres. Pero agregan un dato: tienen relaciones sexuales con otros hombres para satisfacer su instinto.

Los investigadores llaman a la moda Bud Sex (sexo entre colegas). El doctor Silva, a cargo de la investigación, dijo: "los participantes lo interpretan como una ayuda en secreto a un amigo". Las prácticas más comunes se dan en ambientes rurales o en las cárceles.

El sexo entre hombre, para la nueva generación millenial, educada en el mundo de la dictadura de género y lo 'políticamente correcto', será lo más normal del mundo. Acostarse solo con mujeres, es arcaico y pasado de moda. Es de fachas.

Ellos dicen que son heterosexuales. Difícil de creer.

Y tienen un código de cinco puntos, que dicen ellos, los diferencia de los homosexuales. El primero es que ellos creen que el Bud Sex es un entretenimiento o una diversión. Los que organizan una reunión de este tipo (a veces son muchos hombres) no buscan una relación personal con el otro hombre ni que se cree un lazo de afecto.

En segundo lugar dicen que queda en claro que sólo buscan sexo para satisfacer su instinto. Nada de caricias o besos cariñosos y en ciertos casos ni existe un contacto visual.

Tercer punto: los encuentros no tienen periodicidad o día establecido. Se realiza cuando hay un deseo incontrolable de tener sexo y no importa con que hombre se lo tiene.

Cuarto punto: dicen que los ayuda y mucho, estar borrachos o bajo los efectos de drogas. Los libera y no tienen ningún sentimiento de culpa cuando vuelven a sus hogares.

Los gays los acusan de ser homosexuales homófobos.

Quinto y último: el dinero en estos intercambios es necesario. Más cuando se lleva a cabo un Bud Sex meeting (encuentro de muchos hombres). Después del encuentro, en la mayoría de los casos no vuelven a verse.

Para los amantes de las series televisivas, sería bueno que vean un capítulo de La Ley y el Orden, U.V.E. En él se trata un caso de este tipo. Un grupo de amigos (entre ellos un famoso deportista y un fiscal de renombre) que son casados, cada tanto se reúnen y tienen sexo entre ellos. En el episodio se ve como defienden a rajatabla su opinión de que son heterosexuales y niegan que sus encuentros sean homosexuales.

Los gays califican a estos grupos de homosexuales homófobos. Y dicen que los que realizan esta práctica no quieren asumir que son homosexuales al derecho y al revés. Lo cierto es que la moda existe. Y crea controversia. Sodoma y gomorra. El mundo se está volviendo definitivamente loco. 

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.