Alberto Garzón cocina con una sudadera comunista y una Thermomix de 1.200 euros detrás
Última actualizaciónMar, 07 Abr 2020 11am

La maldad del día

Alberto Garzón cocina con una sudadera comunista y una Thermomix de 1.200 euros detrás

alberto garzon comunista

Menuda sorpresa me he llevado esta tarde al ver que a Alberto Garzón no sabe cocinar. ¡Yo que pensaba que era un feminista de pro!

Porque claro, igual estos feminoides se creen que echar arroz con colorante es hacer una paella y no, queridos portentos del gen, eso no es cocinar, ni ser cocinillas. Es ser un torpe con ínfulas de sabelotodismo.

Y digo torpe con conocimiento de causa, porque teniendo una Thermomix ya hay que ser inútil para no hacer un arroz caldoso como el que viene en el recetario que te dan cuando la compras. ¿No lo sabías, Alberto? Verás, tú le pones al vaso los ingredientes pasito a pasito (es una guía para tontos, con las cantidades, medidas, el tiempo, el programa, todo, todo, todo; apto para mentes de tu capacidad), le das al botón y tachán... Un arroz estupendo, con sus langostinos y sus almejitas. No esa bazofia que has enseñado ahí todo orgulloso.

Pero el arroz no es lo más sorprendente de la foto, la verdad. Quienes tienen memoria han reconocido que la camiseta que se ha puesto este fenómeno es de la DDR. ¿Y eso qué es? Os lo explico para que veáis hasta dónde llega el nivel de cinismo de esta gente.

DDR son las siglas de la República Democrática Alemana, también conocida por RDA. Suena bonito eso de república democrática, ¿verdad? Pero la RDA tenía de democrática lo que yo de roja, es decir, menos que nada. Porque resulta que fue un estado socialista que se situó en la zona este de Berlín, la zona soviética. Y los socialistas-soviéticos aquellos eran tan democráticos y tan magníficos que la gente se iba en estampida al Berlín del Oeste y claro, ¿lo más democrático qué fue? Poner un muro para separar la Alemania del este con la del Oeste. Dónde va a parar, que puedas vivir en un sistema apoyado por los soviéticos rusos o en uno apoyado por USA, Inglaterra y Francia... Guerra fría se llamó todo aquello y duró hasta 1990.

No hace falta ser muy listo tampoco para saber qué se cocinó en el este: una desigualdad desmesurada, falta de recursos, hambre e incluso persecución. Lo que les pone a los comunistas, vamos. Pero hay sistemas políticos que por más que se empeñen en perdurar, terminar desintegrándose. Fue el caso también de la DDR que terminó pactando la reunificación de Alemania, lo que les ha llevado a ser una de las potencias económicas de Europa, alejadas del comunismo.

Pero volviendo a la preciosa historia de Alberto Garzón cocina arroz con colorante, no deja de fascinarnos su capacidad para contradecirse él solito (sin ayuda de nadie) en una sola foto. Hay que reconocerle el valor de llevar una sudadera que promueve los valores del empobrecimiento con una máquina de cocina de 1.200 €uros detrás.

El día que tenga que hacer unos spaghettis, esa pasta de la Italia de Mussolini, le salen sarpullidos sólo de pensar que es comida típica de facha.


Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.