Ryanair cobra 45 euros a un pasajero por transportar dos ensaimadas de Mallorca

Nirvana

El Ministerio de Consumo está investigando a siete aerolíneas por su política de equipajes de mano y asignación de asientos. El movimiento del departamento que dirige Alberto Garzón se produce tras la polémica suscitada por el supuesto cobro exigido por Ryanair a unos pasajeros por la facturación de dos ensaimadas como equipaje de mano.

En concreto, la Subdirección General de Inspección y Procedimiento Sancionador del Ministerio de Consumo ha abierto una investigación a siete aerolíneas de bajo coste que operan en territorio nacional por "supuestas irregularidades en su política de equipajes de mano y asignación de asientos".

Honey Girls Club

Las prácticas sobre las que el ministerio liderado por Garzón ha abierto una investigación están relacionadas con el cobro como "extras" de servicios que, generalmente, son necesarios e imprescindibles para los pasajeros a la hora de viajar. "Es el caso, por ejemplo, del cobro de un importe adicional o suplemento por llevar una maleta en cabina sin facturar o por seleccionar un asiento, incluso en el caso de menores de edad o personas dependientes", explica el Ministerio en un comunicado.

El anuncio de estas investigaciones coincide con la polémica que surgió hace unas semanas cuando dos mallorquines que habían comprado ensaimadas las acabaron regalando para no pagar los 45 euros que les pedía Ryanair para facturarlas como si fuera equipaje de mano.

El asunto terminó provocando una reunión de alto nivel entre el conseller de Turismo de Baleares, los responsables de Ryanair en España y el gremio de panaderos y pasteleros de la Isla y se ha zanjado con un compromiso por parte de Ryanair de no cobrar por subir ensaimadas al avión. La compañía ha explicado que, en ese caso, lo que sucedió es que los pasajeros no habían contratado la tarifa para poder llevar una maleta de mano y se les cobró por esta, y no por las ensaimadas que llevaban.

Este miércoles, el Ministerio de Consumo ha desvelado que, al amparo de sus nuevas competencias sancionadoras ante fraudes masivos, estudia si determinado tipo de prácticas comerciales por parte de compañías low cost son abusivas o desleales y si contravienen, de forma generalizada, la normativa de consumo.

La Subdirección General de Inspección y Procedimiento Sancionador también investiga si, mediante prácticas como la segmentación de precios, los operadores podrían estar obteniendo posiciones privilegiadas en los motores de búsqueda y comparadores de vuelos online con precios muy inferiores a los que realmente termina pagando el consumidor en la transacción final.

The Play Clubs

"Las compañías investigadas ostentan, en su conjunto, una cuota de mercado por encima del 30% tanto dentro como fuera de Europa, por lo que tienen incidencia en la contratación de millones de pasajeros", indican desde el Ministerio de Consumo, sin concretar sobre qué aerolíneas concretas mantienen abiertas estas investigaciones.

Consumo recuerda, en todo caso, que las conductas investigadas constituirían presuntas infracciones graves que pueden sancionarse con multas de entre 10.000 y 100.000 euros, pudiendo sobrepasar estas cantidades hasta alcanzar entre cuatro y seis veces el beneficio ilícito obtenido o hasta el 4% de la facturación si se confirmasen como prácticas generalizadas en el seno de la UE.

Aterriza como puedas: un pasajero le muerde la nariz a otro en un avión de Ryanair

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.

Últimas noticias