Un hombre supera un cáncer terminal y muere borracho el día que salió a celebrarlo

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Una historia digna del guión de 'Mil maneras de morir'. Adam Fenton, un hombre de 31 años, recibió el peor diagnóstico posible: sufría un cáncer muy agresivo, con metástasis en el corazón, pulmones y gánglios limfáticos. Fue sometido a duras sesiones de quimioterapia. Los médicos se temían lo peor.

Milagrosamente, después de 6 meses de tratamiento, todos sus tumores desaparecieron. Había superado la enfermedad en tiempo récord. El día que salió a celebrarlo con sus amigos, murió. En plena euforia, se cayó por un acantilado. Increíble pero cierto.

Adam estaba planeando su boda con Carly Blackman, su novia de 22 años, con la ayuda de sus hijas y su hijastra. Su futura suegra, Rebeca Watson, de 53 años, declaró al diario Mirror que su muerte fue todo un "misterio" y que él estaba "más feliz que nunca" y que tenía "toda la vida por delante".

Un hombre que pasaba cerca de los acantilados encontró a la mañana siguiente el cuerpo sin vida de Adam. No lo mata el cáncer y se muere de un pedo como un castillo al salir a celebrarlo. Puto karma.

Un turista británico se cae de un 6º piso mientras cagaba por la ventana de su hotel en Magaluf


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.