Historia de setas alucinógenas: usos y mitos

El uso de setas alucinogenas no es nuevo, aunque sí es novedoso que se empleen para consumo recreativo, puesto que a lo largo de la historia han estado muy relacionadas con los dioses y con la medicina.

Honey Girls Club

Es imposible saber desde cuándo se conocen sus efectos, aunque parece que en la antigüedad los hombres ya intuían que al tomarlas sucedía algo especial que los llevaba a otros mundos.

En la actual Hispanoamérica es donde más se ha documentado su uso

Aunque lo más probable es que ya en la prehistoria se ingiriesen estas setas, lo cierto es que las civilizaciones Inca y Maya son las que más datos nos han dado sobre el consumo de los hongos psicoactivos.

Por supuesto, no tomaban pan de setas para pasarlo bien con sus amigos, sino que lo hacían con el fin de curar a los enfermos y en aquellas ceremonias que tenían que ver con su religión, para intentar contactar con los dioses o incluso con el más allá, con los muertos.

Parece que cuando alguien quería obtener el consejo de sus ancestros, o el apoyo de los dioses, comía estas setas y se ponía en contacto con ellos accediendo a esas respuestas, o al menos eso es lo que creían.

En Europa el cristianismo borró todo rastro de su uso

Jochen Gartz es uno de los mayores especialistas en setas de toda Europa, y duda mucho que las culturas de América tuvieran más conocimiento que los europeos del momento sobre las sustancias que contenían los hongos.

Sostiene que hay muchos indicios de su utilización en Europa ya antes de la Edad Media, y que la causa de que no sepamos nada se debe a que el cristianismo borró todo rastro cuando pasaron los mitos y leyendas a textos escritos.

Esta eliminación del empleo de setas alucinógenas pudo ser intencionada o accidental, su consumo solo constaba a través de relatos orales.

Vuelven a la palestra en la segunda mitad del siglo pasado

En los años 60, con el auge de la cultura hippy, las setas vuelven a la palestra, ya que los hippies comienzan a comerlas e incluso se descubre que en Europa hay variedades que contienen psilocibina, el principio activo que las convierte en psicoactivas.

Su consumo fue minoritario hasta que a mediados de los 90 en Holanda se comenzaron a cultivar de manera masiva, pero como suele pasar, la prensa sensacionalista metió las narices y en la mayoría de los países europeos se prohibió su venta y su recolección, aunque como pasa con la marihuana, la ley no dice nada de su cultivo.

Por eso, las podemos cultivar de manera privada sin que nadie nos pueda decir qué es lo que tenemos que hacer en nuestro domicilio.

Es muy probable que los efectos de las setas alucinógenas se conozcan hace milenios, aunque las primeras noticias nos llegaron de los nativos de América, que las usaban para contactar con los dioses, con sus difuntos e incluso con el fin de curar a enfermos.

Andrea Siri
Autor: Andrea Siri
Nacida en Barcelona en mayo de 1988. Periodista. Tengo ADN MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecta.

Los más leídos