Las 5 curiosidades de las tragaperras más interesantes

♥ SÍGUENOS EN TELEGRAM

Las máquinas tragaperras, o slots, se inventaron en los últimos años del Siglo XIX, y forman una de las imágenes más icónicas de cualquier casino. Siempre ha contado con gran aceptación entre el público, que puede elegir entre diferentes estilos y temáticas para jugar y divertirse según sus preferencias.

Si tú también quieres echar una partida pero no te apetece salir de casa, siempre puedes jugar a tragaperras online en Betsson.es y pasar un buen rato. Para que conozcas más sobre estas máquinas, hoy te traemos cinco curiosidades que posiblemente no conocías sobre los slots. Sigue leyendo para enterarte de todo.

5 curiosidades sobre las máquinas tragaperras

Su origen se disputa entre tres inventores

Como decíamos antes, fue a finales del Siglo XIX cuando se crearon estas máquinas, aunque existe cierta polémica al respecto. Algunos expertos afirman que Charles Fey fabricó una máquina llamada Liberty Bell, precursora de la que conocemos hoy, en 1887. Este modelo fue el que más se comercializó e imitó a lo largo de los años.

Pero otro grupo de entendidos afirma que Fey hizo su creación en 1894, basándose en la máquina que inventaron Sittman y Pitt en 1890. Su tragaperras era, en realidad, una forma de jugar al póker de manera individual: el usuario echaba una moneda y los rodillos mostraban cinco cartas. Cuanto mejor fuese la mano, mayor sería el premio.

Por qué las llamamos tragaperras en España

El nombre con el que se le conoce a esta máquina en los países americanos de habla hispana es ‘tragamonedas’. A priori, un término con mucho sentido según el uso de la propia máquina. Tú echas una moneda por la ranura correspondiente y la partida comienza, de ahí que se la trague.

Pero en España, cuando comenzaron a popularizarse, se podía jugar con dos tipos de monedas diferentes: la de cinco céntimos (conocida como ‘perra chica’) y la de diez céntimos (‘perra gorda’). Así fue como, la mayoría de los que jugaban en sus primeros años en nuestro país, llamasen ‘tragaperras’ a este dispositivo.

Con una de las primeras tragaperras ganabas… ¡chicles!

Aunque ahora estamos acostumbrados a ver premios económicos en estas máquinas, tanto físicas como online, no siempre fue así. Una de las primeras tragaperras norteamericanas trataba de burlar las leyes contra las apuestas en algunos estados ofreciendo gominolas en lugar de dinero.

Era el caso de la Bell-Fruit Gum Company, que creó un juego en el que conseguías llevarte un chiche de diferentes sabores según tu partida. De hecho, algunos de los símbolos más clásicos provienen de aquí: la cereza y el melón marcaban el sabor de tu premio, mientras que el símbolo ‘BAR’ era el logo de la empresa.

Los ‘botes calientes’ no son como creemos

Es muy común escuchar el mito de que, cuando llevas un tiempo jugando a una máquina y no ha dado un premio importante, pronto saldrá. Pero esto no tiene sentido actualmente, ya que se utilizan softwares muy refinados de tecnología RNG (Random Number Generator). Por lo tanto, en cada partida hay las mismas posibilidades de que salga cualquier combinación, sea tu primera tirada o lleves ya diez minutos sentado.

Lo que sí es cierto es que las matemáticas y la estadística pueden ayudarte a elegir una máquina u otra. El RTP (o ‘Retorno Teórico al Jugador’, del inglés) o la volatilidad del juego son conceptos que deberías conocer para poder ajustar tu estrategia de juego a una tragaperras concreta.

Las tragaperras online no se regularon hasta 2014

El comienzo de este siglo estuvo marcado por la llegada de internet y su uso masivo, con todo lo que ello conlleva. A partir de 2002 empezaron a regularizarse y legalizarse algunos juegos de azar online en España, otorgando licencias a los operadores más fiables. En 2012 entró en vigor la Ley 13/2011, permitiendo a más de 70 operadores ofrecer sus servicios.

Pero no fue hasta un par de años después cuando los legisladores decidieron modificar parcialmente esta normativa. Se introdujeron así, en julio de 2014, tanto las apuestas en internet como las tragaperras digitales. Desde entonces, cada vez son más las páginas en las que puedes pasar el rato en estos juegos.

Ya conoces un poco más sobre las máquinas tragaperras y algunas divertidas anécdotas, seguro que encuentras una conversación en la que contarlas. Y, ahora, ¿no te apetece una partida?

Autor: Irene Franco

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.