Adrenalina y diversión: La historia del juego en España

Los juegos se remontan a siglos atrás en la historia de España y son una parte esencial en la vida de los españoles.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-toalla.jpg

Para los españoles, el ocio es clave para entender la vida. De hecho, el país del sur de Europa es uno de los principales destinos turísticos para gran parte del mundo por sus innumerables ventajas como lugar de recreo: gastronomía de calidad, paisajes envidiables e innumerables atracciones culturales y de ocio.

Uno de sus puntos fuertes, de hecho, es la capacidad de convertir cualquier recurso en entretenimiento. Entre ellas, el juego emerge como una de las columnas vertebrales del ocio español, ya desde los primeros boletos de lotería nacional. La historia de los juegos de azar en España es larga y repleta de curiosidades.

Los inicios

Hay que remontarse a la época de Miguel de Cervantes, allá por el año 1601, para encontrar la primera referencia al juego en España. En un texto, el autor de El Quijote describe un juego de cartas conocido como el ‘Veintiuno’, que serviría de inspiración a los ingleses para desarrollar el celebérrimo blackjack. Casinos de todo el mundo, ya sean físicos o digitales, le deben mucho al ‘Veintiuno’ español: hoy, cualquiera puede jugar al blackjack, entre otros muchos juegos, como el póker o la ruleta.

No obstante, si hay un juego de azar patrio por excelencia es, sin duda, la lotería nacional. Ya en el siglo XVIII se pueden encontrar ecos de referencias a este popular juego, aunque sería el año 1812 el punto de partida de la lotería. El nacimiento de la Constitución Liberal traería consigo un nuevo alumbramiento: los españoles empezaron a adquirir sus primeros boletos de lotería. Desde aquella lejana fecha, la participación no cesa de aumentar y los ingresos son mayores cada año.

bingo

La llegada de los casinos y los bingos

La segunda ola de los juegos de azar la protagonizaron los casinos y los bingos españoles. En 1977 comenzaron a darse los primeros pasos en materia de legislación del país para permitir la existencia de este tipo de establecimientos, pero no sería hasta 1981 cuando daría el salto definitivo a la realidad española. Bingos y máquinas tragaperras florecieron por gran parte de la geografía del país, añadiendo adeptos hasta el día de hoy.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-banador-espana.jpg

Los casinos encontraron, asimismo, un importante nicho en la población española y se establecieron en las ciudades más importantes. No obstante, la llegada de la pandemia por el Covid-19, que cuenta ya su cuarta dosis de vacuna, golpearía con fuerza este sector del juego. La solución vino de la mano de las nuevas tecnologías. De hecho, el juego en línea ha redoblado la participación de los jugadores, elevando a más de un millón los usuarios que se enfrentan en torneos de póker, apuestan en eventos de deporte o juegan a la ruleta o a las máquinas tragaperras online.

Internet ha abierto las puertas a la democratización de los juegos de azar. Por poner un ejemplo, ahora cualquiera puede participar en un prestigioso torneo de póker, como el European Poker Tour y hacerse con los jugosos premios millonarios que puede obtener el vencedor. Los jugadores novatos pueden visitar www.srcasino.es/ para aprender a jugar al póker, entre otras muchas opciones, con el fin de mejorar su estrategia de juego y poder participar en numerosas competiciones.

Uno de los terrenos del juego de azar más fértiles son las apuestas deportivas, ya que España ya contaba con su propia versión tradicional a través de La Quiniela.

images/banners/juntos-por-espana.jpg
Andrea Siri
Autor: Andrea Siri
Nacida en Barcelona en mayo de 1988. Periodista. Tengo ADN MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecta.