Mediterráneo Digital | Historia

Franco condenó en 1959 al padre de Jordi Pujol por robar dinero en Suiza

florenci pujol

Parece que la "pequeña herencia" que escondió Jordi Pujol durante décadas en el extranjero para evadir al Fisco español, no fue lo único que el expresident de la Generalitat de Cataluña heredó de su padre.

Florenci Pujol i Brugat ya fue condenado en 1959 por el Goberno de Franco por tener dinero escondido en Suiza

Según documentación histórica a la que ha tenido acceso la redacción editorial de MEDITERRÁNEO DIGITAL, el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la época recoge un extenso listado con 872 personas condenadas por el Tribunal de Delitos Monetarios, entre las que figura el pare de Jordi Pujol, acaudalado banquero catalán.

Junto a Pujol i Brugat también aparecía el judío David Tennenbaum, por aquel entonces, su socio en el negocio de bolsa y cambio de divisas. "Florenci Pujol era conocido como el 'Pujolet de la Borsa'. Junto a su socio Moisés David Tennembaum, en la década de 1950 se dedicaba a la compraventa de divisas, algo mal visto por las autoridades franquistas, que aún seguían optando por la autarquía; aún no habían llegado al poder los tecnócratas del Opus Dei que apostarían por los planes de desarrollo", ya apuntaban Félix Martínez y Jordi Oliveres en su libro 'Jordi Pujol: en nombre de Cataluña'.

La implicación de Pujol i Brugat y de Tennenbaum en la trama de evasión de capitales a Suiza les impidió a ambos constar oficialmente como accionistas de la Banca Dorca de Olot, posteriormente rebautizada como Banca Catalana, que fue creada en marzo de 1959. Por ese motivo tuvieron que ser sus esposas, Maria Soley y Ruth Kischner, las que formaron parte del consejo de Administración de la nueva entidad en respresentación de sus maridos.

Tampoco formó parte del primer consejo Pujol hijo, que ya por entonces se dedicada a la política clandestina, por su implicación en 'els fets del Palau' (los conocido como sucesos del Palau de la Música), donde años más tarde también amasaría su fortuna a base de robar un tal Millet. Pero eso es otra historia. 

La calamitosa gestión de Banca Catalana provocó la quiebra de la entidad a principios de los 80, que necesitó 300.000 millones de pesetas de dinero público para evitar su desaparición. 

¿Cómo cometían el fraude al Estado? Lo explicó Manuel Ortínez, que fue representante de Unión de Bancos Suizos (UBS), en su biografía 'Una vida entre burgueses', que años después enfadó muchísimo a su hijo Jordi.

"En Tánger las pesetas se convertían fácilmente en dólares. Al fin y al cabo sólo había que pasar los 9 km de mar del estrecho de Gibraltar y tener amigos combinados en las aduanas de los dos lados. Yo entregaba las pesetas en Barcelona, en billetes de 100, que hacían un bulto considerable, y las pesetas convertidas en dólares aparecían en EEUU o Suiza... Operación delicadísima que no podías hacer con cualquiera. Entre otras cosas porque cuando uno entregaba el paquete de billetes, no tenía la absoluta seguridad de que llegaran a su destino. No había comprobante... Con Florenci Pujol nunca tuve otro trato que éste".

Lapidario, omite decir que el método eran bolsas de dinero introducidas en maleteros de doble fondo, en escondites de pequeños barcos... Como el nieto de Florenci, Jordi Pujol Ferrusola, haría después para llevar el dinero a Andorra y otros paraísos fiscales. La sangre. Cosas de la familia.

Jordi Pujol 'amenaza' al Estado: si va a la cárcel, publicará un dossier que hará caer la democracia

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.