Franco será negro en la nueva serie de Netflix para no ofender a los progres

Francisco Franco era un niño enclenque, introvertido y negro. Así lo trae al presente la nueva serie documental de Netflix, que narra la vida personal y menos conocida del Generalísimo. Ni al mismísimo Valle-Inclán se le hubiera ocurrido deformar tanto la historia como lo ha hecho Netflix. La enésima vuelta de tuerca de la dictadura de la 'corrección política'.

Sus pasiones, sus dificultades para encontrar pareja, la relación con sus padres, así como con sus cuatro hermanos, también negros. La producción audiovisual ‘Franco, ese hombre’ muestra la evolución de un joven Franco que va adquiriendo mal carácter, humor negro y personalidad ruda en base a sus experiencias. A raíz de la instrucción militar el joven disciplinado comienza a sentir atracción por la masonería, lo que le terminó por conducir a cuarenta años de régimen tras una Guerra Civil que queda en segundo plano de la historia.

La nueva historia 'políticamente correcta'

Netflix fue pionera en dar papeles protagonistas a mujeres y hombres negros, pero la adaptación que da color a Franco no es más que la continuación de una nueva moda de minorías después de que se pintara también de negro al emperador romano de la serie ‘The Story of Britain’ y en la cual los esclavos son blancos. Una transcripción de la historia al revés que levantó ampollas en Reino Unido.

La sirenita negra también es otro ‘remake’ de los clásicos de Disney trastocados. La compañía optó por cambiar la apariencia del personaje animado dándole vida a través de la actriz y cantante Halle Bailey con el fin de mejorar las estadísticas del número de actrices protagonistas que son negras.

Las princesas Disney han sido criticadas por establecer roles machistas y estereotipos arcaicos, pero no son las únicas. El Instituto de la Mujer, organismo dependiente del Ministerio de Igualdad, publicó un informe en el que analiza las series de producción española con perspectiva de género. El documento critica series como Las Chicas del Cable, La Casa de Papel, Élite, La que se Avecina o Gigantes por presentar a la mujer “hiper-sexualizada” y “cosificada”. Asimismo, señala que Paquita Salas, Vivir sin permiso y las series de Sobremesa son machistas, pues el rol de la mujer es “sumisa”.

De este modo, Irene Montero está a un paso de prohibir las series de Netflix igual que Netflix de emitir una serie con Franco negro. Por el momento, esta serie todavía es pura ficción, pero solo es cuestión de esperar. Al tiempo.

Irene Montero prohibiría las series de Netflix y HBO porque las actrices 'son demasiado guapas'

Andrea Siri
Autor: Andrea Siri
Nacida en Barcelona en mayo de 1988. Periodista. Tengo ADN MEDITERRÁNEO DIGITAL. Políticamente incorrecta.