Escándalo en Hollywood. Will Smith pega al presentador de los Oscar por un chiste sobre su mujer

Will Smith estaba llamado a ser uno de los protagonistas de la 94ª edición de los Premios Oscar. Se ha robado él solo el espectáculo, sí, pero por los motivos equivocados. Unos 10 minutos antes de recibir el premio al mejor actor por su interpretación en El método Williams, galardón que le auguraban todas las quinielas, Smith le ha pegado una bofetada al cómico Chris Rock sobre el escenario del Dolby Theatre de Los Ángeles. Y lo ha hecho ante las decenas de millones de personas que seguían una de las retransmisiones estrella de la televisión mundial.

images/banners/la-flamenca-de-borgona-toalla.jpg

Rock había hecho un chiste sobre la esposa del actor, Jada Pinkett Smith, que estaba en el patio de butacas con la cabeza rapada. El cómico, conocido por su humor punzante, dijo que la veía participando en la secuela de La teniente O’Neill, aquella película de 1997 en la que Demi Moore interpretaba a una soldado. Pero la de Pinkett Smith no era una decisión estética para brillar en la gran noche de Hollywood, sino que estaba motivada por un problema de alopecia, del que además ha hecho una causa pública durante los últimos tiempos. Cuando Smith se ha levantado de su asiento y ha subido al escenario para pegar a Rock con la mano abierta, pareció que el momento estaba preparado. Pero entonces el actor ha regresado a su sitio y le ha gritado al cómico: “Mantén el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca”.

La agresión, que ha entrado automáticamente en la historia de los premios de la Academia y ha dinamitado el resto de los logros artísticos de la noche, ha dejado al auditorio con una sonrisa congelada, y preguntándose: ¿es posible que un veterano como Smith haya perdido los estribos de esa manera? ¿Y es posible que, entre todos los actores, sea precisamente él, campeón de las relaciones públicas en Hollywood? Después, cuando ha subido de nuevo al escenario a aceptar su premio a mejor actor, Smith ha ensayado una disculpa entre lágrimas. No exactamente con Rock, sino con la Academia. “Espero que me volváis a invitar”, ha dicho. Más tarde, Anthony Hopkins, convocado para conceder el premio a la mejor actriz a Jessica Chastain, ha pedido paz y amor, pero ya era demasiado tarde. El incidente ha emborronado el éxito de CODA, que se ha llevado el Oscar a la mejor película. El caso ha recordado a cuando Warren Beatty dio en 2017 equivocadamente por ganadora a La La Land (en lugar de a Moonlight). Si bien no está claro cuánta gente recordará CODA en unos años, es seguro que lo ocurrido quedará en la memoria de los aficionados al cine.

En un primer momento, al oír el chiste, Smith se ha reído, mientras su esposa, sentada a su lado, ponía una mueca de disgusto. Después han venido la violencia y la frase, ya famosa: “¡Mantén el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca!”. La ha dicho en dos ocasiones (en inglés “Keep my wife’s name out of your fucking mouth”). El que haya empleado un término prohibido en la televisión estadounidense ha hecho saltar todas las alarmas. Nunca una escena guionizada incluiría una palabra malsonante como fucking, que la cadena televisiva ABC ha eliminado en la retransmisión en Estados Unidos. Una hora después, la Academia de Hollywood, sin mencionar el incidente, ha publicado en sus redes sociales que “no consiente violencia de ningún tipo”.

Durante la siguiente pausa para los anuncios, la relaciones públicas de Will Smith se ha acercado para hablar con él. Mientras tanto, en la sala de prensa, a la que el actor no ha acudido después de recoger su premio (tampoco se le ha visto en el cóctel posterior), se pedía a los periodistas que no preguntaran sobre el incidente. El siguiente presentador, el rapero Sean Diddy Combs, ha intentado mediar: “Will y Chris: vamos a solucionar esto en familia. Ahora mismo vamos a seguir adelante con amor”.

Will Smith acaba llorando 

Minutos después, cuando Will Smith subió a recoger su Oscar a mejor actor por su papel en El método Williams, despejó las dudas. En un discurso lleno de titubeos e incoherencias, llorando a lágrima viva y con la emoción a flor de piel, Will Smith pidió disculpas a la Academia y a los nominados, aunque al mismo tiempo trató de justificarse sin aludir directamente a la agresión que acababa de cometer.

"Richard Williams era un valiente defensor de su familia", dijo en lo que pareció un intento de justificación y en referencia al padre de las hermanas al que interpreta y que le ha valido el Oscar.

"En este momento de mi vida, estoy superado por lo que Dios me invita a ser y a hacer en el mundo", prosiguió antes de aludir al papel protector que tuvo con sus compañeras de reparto, las dos actrices que hacían de las Williams. "En este negocio a veces tienes que soportar que la gente te insulte y te falte el respeto y tú has de sonreír y decir que todo está bien", señaló el actor.

images/banners/juntos-por-espana.jpg

Finalmente, Will Smith pidió disculpas. "La vida imita el arte y me volví un padre loco, como mi personaje". Y concluyó: "espero que la Academia me invite de nuevo".

La presentadora Amy Schumer supo reconducir la situación al salir bromeando sobre lo que había tardado en quitarse el disfraz de Spiderman que lucía en su última aparición: "¿Me he perdido algo?".

Mediterráneo Digital
Autor: Mediterráneo DigitalWebsite: https://www.mediterraneodigital.com/
Políticamente incorrecto. Información, noticias y actualidad. Desde 2010.