• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        Violencia política
        Martes, 16 Abril 2019
        La democracia se basa en principios básicos cuyo incumplimiento la ponen en peligro, la degradan y pueden llegar a...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La violencia y el odio se extienden por España
        Jueves, 18 Abril 2019
        Hace ya un tiempo que vengo alertando sobre el peligro que supone el fin de la política y el inicio de caminos...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        EH Bildu apoya la dictadura venezolana
        Lunes, 01 Abril 2019
        Fíjense en esta fotografía. Es Miren Larrion, parlamentaria de Bildu y candidata a concejala en Gasteiz. A su lado...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Notre-Dame y sus Quasimodos
        Miércoles, 17 Abril 2019
        Quasimodo, el jorobado de la catedral de Notre-Dame, es uno de los personajes más universales de la literatura de...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        No todas las dietas son buenas #Masby
        Domingo, 31 Marzo 2019
        Todos hemos hablado alguna vez de las dietas y hasta algunos hemos seguido alguna en nuestra vida. La mayoría...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Los ejes del Sistema
        Sábado, 13 Abril 2019
        Los ejes del Sistema. Lo que los españoles demandamos a los predicadores que nos representan el 28 de abril. 1º.- Un...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Síndrome Post Traumático en la última víctima de El Chicle
        Sábado, 13 Abril 2019
        La terrible situación vivida y que recordará en multitud de ocasiones, no sólo a través de terrores nocturnos o...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        España es ansí
        Viernes, 19 Abril 2019
        ¿Alguien entiende a España y a los españoles…? Yo no, desde luego.
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Lun04222019

Última actualizaciónLun, 22 Abr 2019 5pm

Mediterráneo Digital | Gente y Televisión

Un hijo cocainómano obliga a su padre a comerse un cuadro de Miró

miro cuadro

Una esecena dantesta, durísima, casi inimaginable para cualquier persona, ¿qué hacer en un momento así?, ¿cómo reaccionar?

Una de las cosas de las que estaba más orgulloso un matrimonio de sexagenarios mallorquines era su cuadro de Miró. El pintor catalán conoció al hombre en su juventud y le dedicó un cuadro que ahora valdría una fortuna.

Él lo lucía en su chalet del interior de Mallorca hasta el pasado 28 de octubre, cuando su hijo lo troceó y le obligó a que se lo comiese, según publica El Español.

"He venido a mataros".

Él no debía estar allí; le habían impuesto una orden de alejamiento del matrimonio. Pero la noche del 28 de octubre se la saltó y se plantó en la residencia que sus padres tienen en Felanitx, un pueblo del interior de Mallorca, a 50 kilómetros de Palma

El joven, F.J., entró por las bravas. Sabía que allí no era bienvenido, así que se saltó el protocolo de llamar al timbre. Eran las once menos cuarto de la noche cuando el matrimonio escuchó un fuerte golpe en la entrada. Era su hijo, que había roto la puerta, el marco y el bombín.

No pudieron escapar, todo pasó muy rápido: el asesino, un treintañero consumidor habitual de cocaína y de temperamento muy violento, llegó hasta donde estaban sus atemorizados progenitores. Agarró a su padre por el pelo y lo derribó. Lo arrastró por el pasillo hasta que llegaron a las escaleras.

Allí lo tumbó boca arriba y él se puso encima. Se sentó encima de su abdomen, le puso los brazos en cruz y se los inmovilizó con las manos. La rodilla se la puso en el cuello. Y cada vez que el hombre intentaba decir algo, F.J. le propinaba un fuerte puñetazo en la cara.

No era la primera vez que agredía a sus padres. Ese era el motivo por el que le habían impuesto la orden de alejamiento. Pero esta vez era distinto: Había venido a matarlos, les dijo, y parecía bastante dispuesto a cumplir su amenaza. Si no era él, otros los quitarían del medio:

"He venido a mataros. Tengo que mataros", les insistía a sus padres, mientras los agredía con una violencia inusitada.

También les aseguró que había pagado 2.000 euros a un sicario para que matase a su hermano Alberto.

"Pero a vosotros os mato yo"

La ira de F.J. estaba focalizada en su padre, pero cada vez que su madre intentaba interceder e intentar que cesase la paliza, ella también recibía golpes en la cara. "Hijo de puta, ramera, cabrón, imbécil"... F.J. estaba fuera de sí, absolutamente descontrolado.

Tanto, que al final sacó un arma blanca. Del bolsillo desenfundó una navaja y se la puso a su padre en la mejilla, con intención de rajársela. De ahí se la puso en el cuello y siguió intimidándolos:

"Lo que voy a hacer es quemaros con gasolina"

Todo sin dejar de escupirles.

F.J. les echaba en cara que, siendo ellos una familias de buena posición y con alto poder adquisitivo, tuviera él que haber dormido en la calle.

Estaba totalmente fuera de sí y agarró una de las botellas de vino caro que guardaba su padre en la pequeña bodega, la descorchó y se la derramó al herido por encima de la cabeza.

Luego sacó un mechero y le quemó los pelos de la barba. La situación, con el hombre tirado en el suelo y el hijo agrediéndolos a los dos como un poseso mientras los isultaba, se prolongó durante tres interminables horas. Hasta entonces no permitió F.J. a su padre que se incorporase.

El hombre se sentó con muchos esfuerzos en una silla y empezó a vomitar. La lluvia de palos que había recibido le habían destrozado.

Le dijo a su hijo que se encontraba muy mal, pero F.J. no le estaba prestando atención: se dirigió a su madre y le exigió que le diese el número PIN de la tarjeta de crédito, porque necesitaba cocaína e iba a ir a pillarla al poblado chabolista de Son Banya, el supermercado de la droga de la isla.

La madre se lo dio, pero eso no fue suficiente su hijo siguiese con su recital de destrucción. Empezó a lanzar los objetos preciados de la casa contra las paredes y el suelo.

Así se cargó el teléfono fijo, el móvil, un televisor LG, los mandos de la tele y hasta el router. Estaba dispuesto a provocar el mayor destrozo posible. Por eso se fue a la nevera, la vació y lanzó todos los alimentos por los suelos.

Fue entonces cuando llegó al Miró. El orgullo de aquella casa. El hombre no tenía una gran galería de arte, pero era aficionado a la pintura y dos eran las joyas de su pequeña corona: uno era de un pintor llamado Mayol. El otro, un Miró auténtico.

El hombre conoció al pintor catalán en su juventud, en la isla, y Miró le dedicó un cuadro personalmente. Una obra de valor incalculable que significaba todo lo que F.J. odiaba: la fortuna y el orgullo de su padre.

Fue entonces cuando lo destrozó. Serían más de las dos de la madrugada cuando F.J. descolgó el cuadro de la pared y procedió a destrozarlo. Desgarró el lienzo en pequeños trozos y luego obligó a su padre a que los ingiriese.

"Cómetelo. Cómete tu cuadro de Miró", le decía mientras proseguía con los puñetazos en la cara.

"Yo soy el puto amo aquí, ahora sabréis lo que es dormir en la calle"

F.J. no se fue de casa de sus apaleados padres hasta altas horas de la madrugada.

Huyó de allí dejando a sus padres destrozados, sabiendo que la Guardia Civil iba a ir a por él. De hecho, casi lo pillan.

Una patrulla se desplazó hasta el chalet. Cuando se vio acorralado, saltó por la ventana y se refugió en una finca cercana, amparado en la oscuridad de la noche. 

Ahora le piden 12 años de cárcel por diversos delitos: quebrantamiento de condena, amenazas, lesiones, allanamiento de morada... y daños en su noche de ira.

El Miró no se ha tasado. Una millonada que era el orgullo de la casa, y que acabó a trocitos e ingerida por su dueño propio dueño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.